El lobo de Gibraltar

Siguen siendo una colonia británica en Europa. Si fueran como Hong Kong, no existiría el problema del 'Brexit'

Con el Brexit y su repercusión en Gibraltar está pasando como con la frase del cuento, conocido como ¡Que viene el Lobo!, aunque procede de El pastor mentiroso, una fábula atribuida a Esopo. Se está advirtiendo que viene el Brexit, y nadie se lo toma en serio. Vuelven los rumores de que buscan otro aplazamiento. Organizan reuniones y visitas, como la del presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, a Bruselas. Pero se ve venir que cuando el majarón Boris Johnson liquide el asunto, va a pillar en blanco al Campo de Gibraltar y al Gobierno de la Roca, con Fabián Picardo a la espera de un milagro. Y con el problema añadido de que intentarán evitar la nueva frontera.

Estos días, en Cataluña, intentan repetir unas protestas como las de Hong Kong. La historia de Cataluña no es como la de Hong Kong. Sin embargo, Gibraltar sí tiene puntos comunes, porque hasta fechas no tan lejanas ambas eran colonias británicas ricas. La diferencia es que el Reino Unido le cedió la soberanía a China en 1997, con un periodo transitorio de 50 años, en el que la ex colonia funciona con plena autonomía para gobernarse, aunque ahora está presidida por Carrie Lam, a la que se considera un títere de China. Sin embargo, en Gibraltar, el Reino Unido no le cedió la soberanía de su colonia a España, aún permaneciendo ambos estados conjuntamente en la Unión Europea, ni les ha permitido una autonomía para gobernarse durante 50 años antes de volver a ser parte del territorio español.

Ese es el origen del problema: que siguen siendo una colonia en Europa. Si fueran como Hong Kong, no existiría el problema del Brexit, ya que se alinearían con España, por lo que no les afectaría. Precisamente por eso, no se entiende que los gibraltareños sigan empecinados en un odio histórico que ya no tiene sentido. Votaron en contra del Brexit, pero se resignan a depender del Reino Unido, en vez de compartir la soberanía con España, que ahora le brindaría mejores condiciones. Y, además, Franco ha muerto. A pesar de que algunos se dedican a resucitar su memoria. En Gibraltar siguen con ideas arcaicas, que para colmo les perjudican.

En el estatus tan absurdo que existe en el Campo de Gibraltar y la Roca también tiene responsabilidad España. En otro artículo cité el ejemplo de Shenzhen, que está frente a Hong Kong. En vez de crear riqueza en La Línea y otros municipios de la comarca, como hicieron en China, los gobiernos españoles han favorecido que crezca un territorio anárquico. Pero esa es otra historia, que merece una reflexión. Continuará…

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios