el catamarán

Rafael Navas Renedo

... o me llevo el 'Scattergories'

EL PP se va quedar con las ganas de presidir la Mancomunidad de Municipios de la Sierra de Cádiz. Por primera vez desde que existe este órgano tenía la oportunidad de dirigirlo a tenor de los resultados de las últimas elecciones municipales, ya queel sistema de designación de representantes por parte de los plenos le permitía gozar de la mayoría, gracias al apoyo del PA. Pero su gozo en un pozo. Alguien ha decidido con toda legitimidad -por supuesto- desde la Junta de Andalucía que los estatutos de la referida Mancomunidad se adapten a la LOULA (que es una ley, no un bicho que se come con papas) y entonces los números no le salen al PP, ya que los representantes en la Mancomunidad serán los de las listas más votadas. El PSOE obtendrá así la mayoría. Casualidad. Son de esos cambios oportunos donde los haya. No se le ocurrió a la Junta hacer ese cambio hace un año, ni dos ni seis, sino ahora. Justo ahora. Y no es que la Mancomunidad de la Sierra de Cádiz sea el Consejo de Seguridad de la ONU, pero 'maneja' bastante, mucho más de lo que el común de los mortales pueda llegar a imaginar. Que le pregunten a Alfonso Moscoso, su presidente, alcalde del municipio más pequeño de la provincia que, sin embargo, ha sabido convertir este órgano en un referente y su cargo en un peso importante para la comarca.

Sucedió algo parecido cuando no hace mucho, con los resultados de las elecciones municipales también de fondo, el Gobierno de la Junta de Andalucía decidió que los alcaldes no pudiesen ser parlamentarios. Justo ahora que el partido en el Gobierno no tiene tantas alcaldías. No en la legislatura anterior, no. Ahora. Casualidad.

También debe ser casual que, justo ahora, o sea, tras los resultados de las municipales, el PSOE hable en serio de suprimir las diputaciones provinciales, esos órganos "obsoletos" que, sin embargo, hasta hace bien poco servían para "acercar la Administración a los municipios más pequeños".

Todo cambia según el cristal con que se mire. También al PP se le llenó la boca reclamando la supresión de organismos y cuando ha alcanzado el poder justifica su continuidad, caso del Patronato Provincial de Turismo. Es como un juego de niños, aquel que concluía cuando el perdedor, enfadado, se llevaba el balón y decidía que se había acabado el partido. O aquel en el que o se aceptaba pulpo como animal de compañía o el dueño se llevaba el 'Scattergories'. En cualquier caso, con tanto cambio de criterio y reglas de juego, movido exclusivamente por fines partidistas, es imposible que exista una Administración mínimamente eficaz. Al final, lo que prevalece es mantener el chollo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios