José Antonio López

Sin llegar a buen puerto

IGNORO, sinceramente, si la nueva terminal de contenedores es fundamental para el puerto de Cádiz. Pero sé, porque es de sentido común, que resulta temerario afrontar un proyecto sin saber si se podrá cumplir con él financieramente. Y si el proyecto que se afronta es además público, como es el caso, la temeridad se alía con una manifiesta irresponsabilidad. Así que del varapalo europeo de ayer se deduce que alguien tendrá que responder por un asunto que puede acabar en un tremendo desaguisado. Cádiz, que vuelve a tropezar en la misma piedra con la que han topado otras administraciones, no llegará nunca a buen puerto mientras sus dirigentes, unos y otros, no aparquen diferencias y se sienten a diseñar un futuro con cierta perspectiva y sin intereses partidistas. Lo que ha sucedido con la terminal es como comprar primero una casa y después ir al banco para pedir, incluso exigir, una hipoteca.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios