DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Con la venia

Fernando Santiago

fdosantiago@prensacadiz.org

Todo llega a su fin

Quienes mantenían en la Avenida la llama encendida suscitaban compasión a pesar de su encomiable esfuerzo

Tras diez años el grupo de irreductibles de entre los antiguos trabajadores de la multinacional Delphi, dejan el salón de los sindicatos. Diez años donde la población pasó de una huelga general y asistencia masiva a las manifestaciones a la indiferencia . Quienes mantenían en la Avenida la llama encendida suscitaban compasión a pesar de su encomiable esfuerzo. Los exdelphi pasaron de la vehemencia y, a veces, la violencia a la reivindicación pacífica. Dicen ellos que quedan 200 sin recolocar de los 2.000 que había en Delphi. A mí no me parecen malas cifras si se tiene en cuenta que han encontrado solución el 90% y que en la provincia hay otros 200 mil parados. A muchos trabajadores de empresas que han tenido que cerrar les hubiera gustado una solución con esas proporciones. Por si fuera poco en estos diez años han recibido todo tipo de ayudas públicas. La Junta ha gastado 400 millones de euros del dinero de todos en atender a unos pocos. Bien es verdad que una parte de ese dinero se ha perdido en el camino, como en esos cursos de formación mamarrachos o en el dispendio de Bahía Competitiva donde 25 millones deben estar en algún paraíso fiscal fuera del alcance de la justicia gracias a la ineptitud del que puso allí al frente el PSOE por ser hermano de quien era.

No se puede afirmar que estos últimos 200 hayan estado encerrados durante tres años sino más bien que unos cuantos han estado haciendo guardia para que nadie olvidara su situación, gracias sobre todo a la ubicación del edificio de los sindicatos. En el cambio de estrategia se asemejan a un partido político con su propio programa de actuación que tan solo cuenta con el apoyo demagógico y oportunista de Podemos. En el camino se ha quedado también la reclamación judicial para el cumplimiento de aquel protocolo absurdo que firmase la Junta de Andalucía porque se acercaban unas elecciones y podía tener efectos sobre los candidatos del partido. Esa decisión irresponsable le ha traído multitud de problemas a la Junta y una importante pérdida de dinero . Los primeros que abandonaron las movilizaciones fueron algunos dirigentes sindicales que buscaron su solución particular. Incluso un futbolista del Real Madrid llegó a invertir en una de las empresas que se instalaron al calor de las ayudas, para completar el saintete. Ya solo falta encontrar el dinero de Bahía Competitiva en Panamá y mandar allí al marino mercante para traerlo de vuelta .

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios