Crónica Personal

Pilar / cernuda

El lado bueno y el lado malo

DIFÍCIL dejarse llevar por el optimismo, pero difícil también dejarse llevar por el pesimismo: en plena campaña electoral que todavía no es oficialmente campaña electoral, se suceden las noticias que dejan el corazón encogido de angustia e inmediatamente después, o simultáneamente, aparece la otra cara, la positiva.

La Unión Europea nos levanta el ánimo con el dato de que en España habrá más crecimiento del previsto, excelente noticia, pero añade que hasta dentro de un par de años no van a bajar los índices de paro, pésima noticia porque la necesidad de encontrar trabajo es hoy el principal problema de los españoles. Rajoy y Montoro anuncian que finalmente se va a cumplir ya la promesa electoral de bajar los impuestos -después de haberlos subidos nada más llegar, hay que recordarlo- y a continuación el ministro de Hacienda, impulsor de todas las pesadillas, advierte que no se puede descartar que haya que incluir el copago para ciertas prestaciones sociales. Lo comido por lo servido, lo que nos dan por un lado nos lo quitan por el otro.

Ha sido nuevamente malo el balance de los accidentes de tráfico este pasado "puente", con seis muertos más que el año anterior, pero explican los expertos que es la consecuencia de que ha mejorado la situación económica de un porcentaje de familias españolas, que este año han podido disfrutar de unos días de vacaciones mientras que en el 2013 tuvieron que quedarse en casa. Incluso en otro plano, el político judicial, hay dos caras de la misma moneda: el juez Elpidio Silva ha logrado que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid acepte su recusación a la jueza María Tardón, aunque el Tribunal ha advertido que no hay motivo para la recusación pero la acepta para que no haya duda sobre la independencia de la Justicia, que Silva denuncia permanentemente. El lado bueno de la noticia es que podrá continuar finalmente el juicio a un juez suspendido por presuntas irregularidades, que pretende la inmunidad presentándose a las elecciones europeas.

Es muy mala noticia que se haya descubierto que algunos directivos de Adif podían haber cometido delito en la adjudicación de obras en un tramo del AVE en Barcelona; es muy buena noticia que la Fiscalía Anticorrupción se haya puesto a trabajar nada más recibir la denuncia de presuntas irregularidades. La mejor fórmula para combatir la corrupción es investigar a fondo, caiga quien caiga y sea cual sea la empresa afectada.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios