José Mª García / León / Historiador

Entre el júbilo y la sorpresa: Fin del Asedio

Las tropas francesas se marchan de la Bahía sin lograr la rendición de Cádiz. 'El Conciso' califica la retirada de "fuga vergonzosa"

Aunque los rumores sobre el levantamiento del asedio gaditano comenzaron a circular ya por la ciudad a principios de abril de 1812, lo cierto es que éste no tuvo lugar hasta el 25 de agosto.

Lo primero que nos llama la atención, cuando la noticia ya se hizo oficial, es una extraña mezcla de sorpresa y de cierto júbilo contenido que podemos observar a través de los distintos testimonios que hemos podido constatar. Las razones pueden ser varias, desde la inercia costumbrista de un sitio que duró poco más de treinta meses y que se levantó en pocas horas, hasta otras razones, mucho más prosaicas, que intuimos en algunos de esos testimonios consultados.

Por supuesto que estamos hablando de un asedio muy peculiar, nada parecido a los trágicos sucesos vividos en otros sitios de España, como Zaragoza o Gerona, donde la población tuvo que sufrir con extrema dureza la presión y el ataque de las tropas napoleónicas. Tanto en la Isla de León como en Cádiz, ante la imposibilidad manifiesta de que los franceses fueran más allá del Puente Zuazo y con la cercana costa atenta y eficazmente custodiada por la flota inglesa y los barcos españoles, no solo no se produjo la irrupción del enemigo en la ciudad sino que ésta, a su vez, fue abastecida sin ningún tipo de problemas ni muestras de escasez. Así, en La Gaceta de la Regencia, órgano oficial del gobierno y al margen de cualquier afán propagandístico de minusvalorar y dulcificar la situación, se podía leer en cuanto a la provisión de alimentos que "aquí, como en los tiempos más dichosos de paz, tenemos pan, vino, agua, carnes y pescados, arroz, aceite, legumbres, tocino y toda especie de comestibles, sin necesidad de comer carne de caballo, galleta podrida, ni agua pasada". Junto a esta circunstancia favorable hay que resaltar también el arrojo y el desprendimiento de la población gaditana al defender su recinto, tal y como reconocería José Vargas Ponce en su obra Servicios de Cádiz.

La irrupción de las tropas anglohispanas en Madrid y las cada vez más preocupantes noticias del frente ruso precipitaron la retirada de los ejércitos del mariscal Soult en Andalucía. En la noche del 24 de agosto los franceses hicieron saltar algunos de sus fuertes y volaron buena parte de su artillería. Horas después sus tropas, tras dejar atrás El Puerto de Santa María se ponían en camino hacia Jerez de la Frontera. Cuando los sitiados, pusieron pie en lo que hasta horas antes había sido terreno ocupado por los franceses se apoderaron, entre otras pertenencias, de un botín de 160 cañones de variado calibre, 57 morteros y 3782 bombas y granadas. Por contra, como apunta Adolfo de Castro, "los pueblos de las inmediaciones quedaron maltratados por el furor del enemigo en su retirada. Hallaron las casas principales abrasadas las puertas, ennegrecidas las paredes con el humo del incendio".

De este postrer acoso ofrecemos a continuación algunas impresiones de primera mano con las que contamos.

De entre esos diversos testimonios, ofrecemos los que nos plasmaron respectivamente un miembro del Gobierno, un diputado y un joven gaditano.

El diplomático madrileño, José García de León, que en aquellos días ostentaba el cargo de ministro de Estado, nos dejó en sus Memorias las siguientes impresiones: "Una de las bombas dio en le medianería de mi alcoba y derribó el cuarto inmediato, las cabezas de las vigas y la cabecera de mi cama... Por la mañana vi los desperfectos y el agujero debajo de mi cama y mudé de habitación, donde también me siguieron las bombas, aunque no con tanto estrago" . Tampoco se libraron sus compañeros de gabinete del correspondiente susto, pues, en más de una ocasión, " fueron turbados varias veces por proyectiles que cayeron en el edificio (la actual Diputación Provincial) y aún en la misma pieza". Asimismo, nos da cuenta de cómo ante estas acometidas "las casas estaban defendidas con cueros sueltos, colchones y otros defensas".

Por su parte, el sacerdote Joaquín Lorenzo Villanueva, diputado por Valencia, nos dejó tal vez el mejor relato personal, Mi viaje a las Cortes, que ningún parlamentario de aquella Asamblea pudo escribir. Su perspicacia y sentido crítico nos da algunas claves del tibio entusiasmo por parte de algunos ante el levantamiento del asedio a Cádiz. Tras salir una de aquella noches corriendo de su casa a causa de los bombardeos "en bata y en paños menores", menciona que no todo fue júbilo entre los gaditanos cuando se conoció la retirada de los franceses. Hubo asimismo "tristeza y pesar", habida cuenta de que "durante el sitio han procurado algunas personas de esta ciudad sacar partido de él, haciendo especulaciones mercantiles que les han sido lucrativas... oigo también que se observa indiferencia y poco regocijo en Chiclana, Puerto de Santa María y Puerto Real".

Por último, aunque en el monumento a la Constitución de 1812 en la Plaza de España aparece inscrito el nombre de Antonio Alcalá Galiano como político destacado en aquellas Cortes, ello se cebe a un error histórico. Es cierto que en dichas Cortes hubo un diputado del mismo nombre, pero se trataba de un tío suyo, político conservador, de escasa relevancia. Alcalá Galiano era entonces un joven gaditano, que siguió muy de cerca aquellos acontecimientos, recogidos luego en sus Recuerdos. De forma entusiasta nos dice que aquel día fue alegre como pocos, " apresurábase la gente a embarcarse en botes para ir a visitar el abandonado campamento francés, en las cercanías de Puerto Real y del Caño del Trocadero... También excitaba la curiosidad las baterías donde estaban los obuses, cuyos destinos habíamos estado largo tiempo sintiendo".

Como no podía ser menos, la prensa gaditana del momento se hizo amplio eco del generalizado júbilo. Así, para El Conciso "la determinación de Soult en abandonar la línea de Cádiz es uno de los sucesos que deben tener la mayor influencia moral no solo en España, sino en todo el continente europeo y americano". Tras calificar la retirada de "fuga vergonzosa" reproduce los siguientes versos:

Para el Redactor General, tras denunciar que "las águilas francesas huyen despavoridas al estruendo de las armas vencedoras de los ejércitos aliados", se preguntaba quién sería capaz de "trasladar al papel la dulce emoción de los buenos en este día de bendición". Como anécdota señala que "hay quien propuso llevar a Cádiz el mayor de los morteros con que el infame Soult insultaba a los gaditanos, colocándose en la plaza de San Antonio u otro sitio señalado para servir de momento eterno a nuestra gloria y de oprobio al nombre francés".

Finalmente, el Diario Mercantil, siempre algo aguafiestas, reconociendo la alegría de todos, denunciaba la actitud de quienes se empeñaban "en hacer algunos gastos a pesar de la crítica situación". Mejor destinar ese dinero "para beneficio de las viudas, hijos y familiares de las desgraciadas víctimas del 2 de mayo".

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios