ser o no ser

José / Guerrero / 'Yuyu'

Qué hora más mala

TRAGARSE el partido de hoy del Cádiz va a tener mucho mérito. En primer lugar porque, después de haber visto de partido de la semana pasada ante el Lucena, mucho van a tener que cambiar las cosas para mejorar la última imagen ofrecida. Y en segundo lugar, porque las cuatro de la tarde de un sábado son horas más propicias para hacerse del Atlético de Madrid (leáse colchonero irreprimible, adorador del Dios Pikolín). La hora es mortal de necesidad. A las cuatro de la tarde de un sábado debería estar impuesto el toque de queda, salvo para los que estén degustando un gin tonic o similar en al Paseo Marítimo, Caleta o similar. No me extraña que se haya suspendido el autobús de la federación de peñas, por segundo desplazamiento consecutivo, por falta de aficionados. En Cádiz hay muchos majaras por el futbol, pero hasta ese extremo… no.

Lo que está pasando, queridos amigos, no es otra cosa que el normal acomodamiento de una afición que ve a su equipo arriba del todo y dominador absoluto de la categoría. Sé que a Jose González no le gustan estás coas, pero incluso él sabe que es así. La afición no es que haya dejado de seguir al Cádiz. Es que el personal está guardando el dinero para viajar en masa cuando haya que hacerlo, que se hará pronto. Ya verán como entonces sí que va a haber patadas por una plaza en los autobuses y no se nos va a quedar ningún asiento vacío. Y es que este Cádiz se está poniendo de largo para lo que se le avecina. A estas alturas nadie duda que el equipo amarillo vaya a estar la temporada que viene en Segunda División. Pero lo más grande es que esa seguridad no proviene de subestimar al contrario, de sentirse superior solo por llevar ese escudo y esa camiseta. Lo más grande es que esa seguridad se basa en la sólida creencia de que hay equipo para lo que se quiera, y que el quiera ascender batiendo a este Cádiz va a tener que sudar tinta. Una mala tarde la tiene cualquiera, es verdad, pero cuando este equipo se pone a jugar... el que está delante no lo va a tener nada fácil. Hasta estamos estrenando autobús para lucirlo por toda la España futbolística lo antes posible.

Pues miren ustedes. En estos momentos de éxtasis y no de tormento, yo quiero agradecer todo esto al verdadero artífice del buen momento. Jugadores aparte, José González se merece una atronadora ovación der todo el cadismo. En primer lugar por tener lo que hay que tener para volver a coger a un club en la situación que está, tieso como la rodilla de un click. Y en segundo lugar por motivar y gestionar a una plantilla como lo que está haciendo.

Yo sé lo que duele una mala critica, como todo el que expone su trabajo a un público, y por eso me gusta que, también en las buenas, se reconozca el buen trabajo. Bravo por usted, Don José, de parte de un aficionado que siempre creyó en su trabajo y que se alegra de que le salgan las cosas bien.

Pues nada, que el partido de hoy parece propicio para seguir sumando. Esto pinta bastante bien. Aunque hoy toque siesta. Mía, no del equipo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios