La quinta columna

Jaime / Rocha

La gran coalición

LA solución alemana de la gran coalición, entre socialdemócratas del SPD y los democristianos del CDU, de la triunfadora Angela Merkel, solo pueden movernos a una sana envidia. Envidia de contar con una clase política con sentido de Estado.

La situación alemana no es comparable con la española, para nuestro mal. Ni los índices de desempleo, ni el conflicto territorial, cada uno de por sí suficientemente grave, han sido motivo para que los dos partidos mayoritarios, PP y PSOE, ni siquiera propusieran una coalición gubernamental para atajar estas cuestiones.

La importante caída de las expectativas de voto del PP, en buena parte debida a las medidas económicas que se han visto obligados a tomar (otro buen motivo de consenso, si hubieran antepuesto los intereses nacionales a los del partido) y el estancamiento del PSOE en sus encuestas, pronostican la irrupción en el parlamento de partidos hasta ahora muy minoritarios y el crecimiento de IU y UPyD.

Si el comportamiento de PP y PSOE sigue siendo, como hasta ahora en los 35 años de democracia, del enfrentamiento por el enfrentamiento, sin más objetivo que desgastar al contrario, tratando de desalojarlo del poder para ponerse ellos, sin un ápice de sentido de Estado, terminará gobernando el que consiga más apoyos de los nacionalistas, quedando su gestión condicionada por los intereses de quienes les permiten gobernar.

La situación es de auténtica vergüenza, con índices de corrupción y desempleo insoportables, y un conflicto territorial que deteriora por momentos la convivencia entre los españoles, y no parece que PP y PSOE sean conscientes de esta gravedad. Con dos años de legislatura por delante y el permanente enfrentamiento, no se atisba ni una ligera esperanza de solución.

Hemos hablado, en anteriores ocasiones, de la necesidad de "Pactos de Estado" para la Justicia, la Educación, el Desempleo, la Sanidad, y otras cuestiones que no deben estar sometidas a los vaivenes electorales. Ya no basta, ya no estamos en situación de pactos parciales. En estos momentos se impone una gran coalición, como en Alemania.

Luego, cuando sea demasiado tarde, vendrán las inútiles lamentaciones. ¿Y cómo estará España entonces,…o lo que quede de ella?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios