El frío de afuera

¿Que está todo embrollado y sigue habiendo contagios y muertos y altas hospitalarias?

Los incrédulos y cínicos empleaban antes esta expresión, con variables. Afuera hace mucho frío, decían a sus parroquias e íntimos para justificar pactos post electorales que hacía pocos días habían jurado por sus madres que jamás harían. Eran las primeras lecciones aprendidas de tener el poder o no tenerlo, el frío exterior, cualquier cosa antes de pasar cuatro años a la intemperie, mejor las mullidas alfombras, los confortables despachos y el coche oficial. Por resumir. De aquellas aguas estos lodos. La pandemia del Covid-19 ha sido como una elección ganada pero perdida, esto es, el más votado sin la mayoría para gobernar, o sea, casi todos los partidos alguna vez en su vida. De ahí las negociaciones y las componendas, el hablar de lo importante pero arreglar lo mío, que no es de lo que se trataba, o sí. ¿La lucha contra el virus? Forma parte del todo más que ser el todo mismo. Y a trancas y barrancas hemos llegado hasta aquí, en el horizonte el día 21, y la cabecera de la vuelta ciclista de Galicia, el maillot amarillo de Feijó. Que algo pasa, que algo se mueve han dado cuenta los telediarios, la nueva normalidad del automóvil, en caída libre durante todo este tiempo de encierro y de encefalograma plano de la venta, la deslocalización de Nissan en Barcelona y los balances de los concesionarios y los talleres. El país se paró, además de verdad. Ayer fue esto, digo, lo del automóvil, las ayudas que va a dar el gobierno para renovar el parque móvil español, los incentivos que favorezca el movimiento de una industria que da trabajo a miles y miles. Lo del automóvil y el turismo, el primer avión que llega a Palma de Mallorca con casi 200 turistas, los primeros 200 turistas alemanes de los no sé cuantos cientos de miles que debe llegar en los dos próximos meses, junto a los ingleses y los franceses y los rusos, todos los que juntos vienen sumando más del 10% del PIB, como sabe el todavía ministro Garzón. Noticias de portada, el automóvil, el turismo. La nueva normalidad deberá traer cada día dos noticias de portadas tan interesante como las de ayer o esto no va a funcionar. ¿Que está todo embrollado y sigue habiendo contagios y muertos y altas hospitalarias? Va a seguir hasta la nueva recaída, de la que ya hablan. Dará una nueva normalidad pero por lo menos algunos estarán avisados como ya hay muchos con la papeleta de las próximas elecciones en la mano. Son los que piensan que votar es mejor que cualquier otra cosa, pese a lo del frío de afuera.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios