La azotea

melchor / mateo

La fragilidad de la memoria

UN signo inevitable de que vamos arrancando hojas en el calendario es pensar que las generaciones que vienen detrás nuestra son peores que la nuestra. Son más flojos, nada más piensan en divertirse, nosotros con su edad no bebiamos tanto... Qué frágil es la memoria y qué pronto nos olvidamos de aquellas ganas de comernos el mundo de nuestra juventud, de sentirnos inmortales, con todos nuestros temores por lo que venía en el futuro pero sin olvidar que había que disfrutar del presente como si no hubiera mañana. Todo eso es lo que nos ha llevado a ser lo que somos hoy. Los jóvenes de hoy en día no se diferencian en mucho de nosotros. Lo que ha cambiado es realmente todo lo que les rodea, un mundo en el que el futuro se les cierra en la puerta de sus narices. Por eso es muy injusto que le carguemos más muertos de los que ya tienen encima.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios