La Azotea

Melchor Mateo

mmateo@diariodecadiz.com

La forma y el fondo

La Administración es la que manda. La ley les ampara y les protege. Dos más dos son cuatro y si tres es el límite, se aplica con todo rigor la norma. Lo contrario sería prevaricar. Quizás el problema es que las cosas se hacen como cuando un elefante entra en una cacharrería. A una pareja de pensionistas que se las ven y se las desean para llegar a final de mes se les obliga de manera puntual a entregar un papel el 1 de abril bajo la amenaza de que les puede caer el diluvio universal si no lo hacen. Pero en el otro lado se puede tardar en resolver el tiempo que se quiera, incluso hasta para decirles más de un año después que están cobrando más de lo debido y hacerles devolver un dinero que ya no está porque viven al día. O tardar más de la cuenta y dejar que pasara el período máximo que permitía a una trabajadora poder reincorporarse a su puesto de trabajo tras quitarle una incapacidad. No sólo es el fondo. Aquí con la forma se hace mucho daño.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios