Tribuna libre

Francisco / Arenas

En la festividad de los Santos Patronos

Como cada año, celebramos en este otoñal 23 de octubre la festividad de los Santos Patronos de Cádiz y su diócesis, San Servando y San Germán, con el acompañamiento de los frutos que la naturaleza pone en nuestras manos y que los gaditanos consumimos o consumíamos: las castañas, las nueces, las acerolas, las azofaifas, incluso los madroños de la sierra; estas dos últimas especies que ya difícilmente se encuentran en los mercados.

Pero dejando aparte estos acompañantes de nuestras tradiciones, este año, que finaliza con el título del Año de la Fe, nos sorprende gratamente con un especial recuerdo a nuestros venerados patronos al realizarse durante su curso la restauración de las imágenes, ya muy deterioradas, que ocupan destacados sitios públicos; a la entrada de la ciudad, en las Puertas de Tierra, en el edificio de nuestro Ayuntamiento y, finalmente, los que presiden la portada principal de la Catedral.

Estos trabajos de restauración han permitido que los gaditanos puedan contemplar y disfrutar de unas imágenes reintegradas a su primitivo estado, justamente en unas fechas en que la beatificación de los nuevos mártires y la culminación del Año de la Fe ponen de manifiesto el acto de amor heroico realizado a principios del siglo tercero de nuestra era cristiana por estos dos jóvenes hispanos, al entregar su vida confesando su fe en Cristo-Jesús.

Debemos reconocer y agradecer a nuestro Ayuntamiento y a su alcaldesa el interés que han puesto en mantener dignamente el legado cultural y religioso de nuestros mayores y que forma parte de nuestro patrimonio, así como a los miembros de la Asociación de Amigos de la Catedral de Cádiz, que ha propiciado y financiado la totalidad de la ejecución de las obras de restauración de las imágenes de los santos mártires emplazadas en el pórtico de nuestr primer templo.

Quiera el Señor que el ejemplo de nuestros protomártires y de la ingente legión de los que les sucedieron avive y fortalezca nuestra fe y con ella el servicio a nuestros hermanos que en los días que vivimos más lo necesitan en el orden material y espiritual.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios