HABLAR de la familia está de moda. En buena hora, porque la familia es el núcleo y la célula fundamental de la sociedad. En Cuba, hoy en día, aunque no siempre ha sido así, no paran de escucharse en la radio o en la televisión y de leerse en la prensa escrita, ese tipo de mensajes.

Para la Iglesia Católica la familia ha sido un foco de atención permanente pero, en los últimos tiempos, la reflexión sobre la misma se está acentuando. Se acaba de celebrar en Roma un Sínodo Extraordinario sobre ese tema, preparatorio del que se celebrará en octubre del 2015.

La familia, como toda realidad humana, está influenciada por las circunstancias sociales y culturales en las que le toca vivir. Por eso es importante reflexionar sobre su identidad y misión. Para que siga siendo el lugar donde las personas se sienten incondicionalmente amadas y aceptadas, y desde el que son proyectadas a la sociedad. "Raíces y alas", decía un escritor, era el mejor legado que los padres podían dejar a sus hijos.

En contacto con las familias cubanas me ha llamado la atención la oposición que genera la violencia de género. Ante el maltrato físico del varón sobre la mujer, la reacción suele ser fulminante: abandono del cónyuge violento. Frente a ello, la tolerancia respecto a la infidelidad conyugal es mucho mayor. A veces da la impresión de que se vea natural que un hombre pueda estar con más de una mujer, por más que no se acepte la situación contraria.

"Mi hijo tiene veinte hijos. Compréndalo, hermano: es camionero", me decía, recientemente, una mujer. Parece un chiste, pero no lo es. El siguiente sí que es un chiste: "He tenido catorce hijos. ¿Con la misma? Sí, con la misma... pero con distintas mujeres".

Bromas aparte, debemos cuidar mucho la familia. La Iglesia cubana la ha fijado como primera prioridad para su plan pastoral 2014-2020. Ojalá también en España y no solo en Cuba, dediquemos imaginación, esfuerzos y recursos para un tema tan importante y en el que nos jugamos tanto.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios