Si algo hemos aprendido de las películas sobre la Mafia, sea del país que sea, es que estas organizaciones de malhechores no tienen más barrera para sus ambiciones que su propia gente. Su lema es "la familia no se toca", y la defensa y unidad del clan es uno de los pilares fundamentales de su fuerza, y de una cierta seguridad. A ese proceder recuerda el de casi todos los partidos (seamos buenos y no generalicemos, porque siempre puede haber alguna excepción, avísenme si la encuentran): ataque con fiereza a las fuerzas rivales ante cualquier fallo o escándalo, y defensa cerrada y a ser posible indignada, cuando las irregularidades se refieren a algún miembro de su organización. Si se trata de los demás, se pide inmediatamente y sin reflexión el cese o dimisión del acusado, si el pillado es de la cuerda de uno, sobran las referencias a la presunción de inocencia. La familia es lo primero

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios