Tribuna Libre

Asociación Puerto Vivo

De espaldas al río

Pese a lo que indica su viejo topónimo, El Puerto de Santa María es una ciudad que vive ensimismada, sin abrirse al mar y olvidada del río.

Sinceramente, es algo que, al menos para quienes vienen de fuera, no se entiende, cuando esos dos son precisamente sus mayores atractivos, su principal razón de ser y su promesa de futuro turístico.

El Puerto no será nunca, nos tenemos, un nuevo Silicon Valley, pero debería al menos cuidar y potenciar sus fortalezas, que tienen todas que ver con el turismo y la gastronomía: el mar, la campiña y sus productos.

Resulta incomprensible que, salvo un pequeño tramo, la ribera derecha del Guadalete se haya convertido en un feo aparcamiento y que las fachadas que dan al río - el escaparate de la ciudad para quienes llegan por barco- den una impresión de franca decadencia. Y que la otra ribera esté totalmente desaprovechada y parezca un cementerio de barcos.

Tampoco se entiende que no haya todavía un mapa de la ciudad con la descripción y localización de sus principales monumentos e incluso sus hoteles tanto en la estación marítima como en la ferroviaria de forma que el visitante se sienta inmediatamente bienvenido y no tenga que deambular perdido por sus calles.

No se comprende, por ejemplo, cómo no hay nada que indique la presencia del más compacto complejo bodeguero de todo el campo de Jerez en torno a la plaza de toros con algún letrero en varios idiomas y no sólo en inglés que cuente su sin duda interesante historia.

Por otro lado, si el casco histórico de El Puerto está relativamente alejado de las playas, debería haber al menos mejor comunicación mediante transporte público tanto con la Puntilla y la Muralla como con Valdelagrana. ¿Para cuándo un puente o una pasarela que nos acerque mucho más a esta última playa y de paso al Parque Natural de los Toruños?

Debería explotarse mucho mejor ese parque con su extraordinaria diversidad de ecosistemas y sus especies autóctonas, estimulando el uso de la bicicleta, algo que atraería también al turismo extranjero más joven y deportista.

¿Por qué no se avanza más al mismo tiempo en la peanotalización del centro, eliminando incómodas aceras, con lo que ayudaríamos a su recuperación, que tanta falta hace, y seguiríamos la tendencia de muchas ciudades europeas?

Hay que traer al centro comercios con una oferta más atractiva para quienes nos visitan. Y no puede ser tampoco que la oferta gastronómica se concentre en un par de calles mientras el resto de El Puerto parece a ciertas horas del día y sobre todo de la noche una ciudad fantasma.

Son tal vez demasiados desafíos para afrontarlos todos a un tiempo, pero por algo hay que empezar. Es una cuestión de prioridades.

Lo más urgente es que los vecinos de El Puerto se impliquen en esa recuperación de su ciudad y se enorgullezcan de algo que es suyo. Sólo así se logrará estimular el turismo y las nuevas generaciones podrán encontrar aquí mismo el trabajo que ahora tanto les cuesta conseguir.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios