Las dudas sobre Valcárcel

No está claro que en Valcárcel puedan convivir una facultad y un hotel. Pero no se puede discutir eternamente

Las dudas sobre el futuro del edificio de Valcárcel son razonables, pero negativas para Cádiz. El proyecto que asumió la Junta de Andalucía en su anterior etapa, tras el acuerdo con la Universidad de Cádiz y el Ayuntamiento, incluye puntos discutibles y que se podrían lamentar a medio y largo plazo. Es el caso de la parcela del Campo de las Balas, donde pretenden construir una pista polideportiva para estudiantes, cuando es uno de los mejores terrenos para uso hotelero que quedan en Cádiz. Tampoco está claro que en los terrenos de Valcárcel puedan convivir la facultad y un hotel reducido y venido a menos. Pero no se pueden discutir los proyectos eternamente. Es lógico que el nuevo rector, Francisco Piniella, esté inquieto por el futuro de Ciencias de la Educación.

Las dudas han sido resembradas por el delegado de Empleo y Universidad de la Junta, Alberto Cremades, de Ciudadanos. En Radio Cádiz llegó a decir que la Junta tiene otras alternativas, "como un hotel grande". Sería incompatible con el último proyecto, que contempla una Facultad de Ciencias de la Educación grande y un hotel pequeño, en el anexo al actual edificio.

Hay que recordar los antecedentes. Es un proyecto que ha dado muchas vueltas, en el que se han enfrentado todas las administraciones y todos los partidos. Primero, el PSOE y el PP. Ahora también Ciudadanos y Adelante Cádiz. En sus orígenes, cuando lo planteó la Diputación, el proyecto consistía en instalar allí un hotel de cinco estrellas gran lujo para revitalizar el turismo en el barrio de La Viña. Esa es otra duda. ¿Es mejor para La Viña un hotel de lujo, o una facultad con estudiantes que ya estuvo junto al Parque, en los tiempos de Magisterio con Josefina Pascual, y fue trasladada al Río San Pedro? Tampoco el campus de Puerto Real está como antes, ya que con el nuevo puente se tarda menos desde Cádiz.

El problema del hotel de Valcárcel era el dinero. En la primera polémica entre Diputación y Ayuntamiento, se concedió a Zaragoza Urbana, que no pudo construirlo. Tras ese fiasco, entraron la Junta, como responsable de las instalaciones universitarias, y la Universidad de Cádiz, con la decisión de trasladar Ciencias de la Educación. Por cierto, no era incompatible que la ciudad recuperase la facultad en otro edificio y dedicar Valcárcel a hotel de lujo, según lo previsto en principio por la Diputación, cuando la presidía el socialista Rafael Román.

Volver a las andadas sorprende. Volver al debate de lo debatido. Volver a paralizar todo y no hacer nada. Es lo que se ve venir.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios