Un dólar

Confieso que he tenido dificultades para entender el populismo. Un dólar. La respuesta es un dólar

Confieso que he tenido dificultades para entender el populismo. Desde ayer no. Es como la búsqueda del otro sarcófago fenicio tantos años por Pelayo Quintero. La respuesta está ahí fuera. Aunque uno mire y remire y no las vea. Estaba diciendo que he tenido dificultades para entender lo que era el populismo. Desde ayer ya lo tengo claro, diáfano. Un dólar. La respuesta es un dólar. Que es lo que ha anunciado el presidente electo de los Estados Unidos de América que va a cobrar de los contribuyentes por ejercer la más alta magistratura de la nación (los EEUU son una nación, no lo olvidemos). Cuando lo dijeron en la televisión tuve la visión, la iluminación. ¡Era eso! ¡Un dólar de sueldo al año! Vivir en la Casa Blanca, tener un avión privado llamado Air Force One para moverse por el mundo, destinar un ejército de guardaespaldas para garantizar la seguridad del Presidente y otro de servidores para atenderle a él y a su familia, todos los otros gastos que origina no son nada ante la renuncia a los 400.000 dólares anuales a los que ha renunciado el presidente electo…

Era eso, Dios mío, y no lo veía… El populismo era eso… Es como cuando algunos alcaldes que además son diputados nacionales (o autonómicos o provinciales) renuncian a cobrar su sueldo de Alcalde… por el de Diputado… ¡Resulta que es mucho más!¡Es el populismo, esto es el populismo! Le ahorro a las arcas municipales mi sustento porque lo cobro de la Tesorería de las Cortes, que es mucho más. Y la gente dice: 'Fíjate, no cobra un euro de los vecinos, cobra de Diputado'. Bajo esta mirada hay cosas incomprensibles que parece increíble que se hayan destacado. José María González creo que no cobra del Ayuntamiento que preside porque cobra de la Diputación Provincia. La demasía que percibe, porque no quiere cobrar sino una cantidad tasada, la destina a obras de misericordia… ¡pero no nos lo ahorra a los contribuyentes! Es este modo engañoso de proceder lo irritante y lo que el dólar del presidente electo de los EEUU ha puesto sobre el tapete mundial. Porque a saber lo que acaba costando a los contribuyentes de los Estados Unidos esa renuncia a 399999 dólares de Trump. Millonario es, eso parece claro. Porque si no lo fuera no podría renunciar al sueldo. Pero como es millonario no renuncia, ni mucho menos, a que el contribuyente pague el Air Force One, ni al pago de las nóminas del personal de White House, ni su seguridad ni la de su familia, ni el transporte en general, ni todos los otros gastos. Si lo hiciera.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios