Con la venia

Fernando Santiago

fdosantiago@prensacadiz.org

Lo que diga mi mujer

Solo he hablado con el alcalde una vez en mi vida y no fue una conversación muy agradable, si he de ser sincero. No he hablado en mi vida con Teresa Rodríguez aunque sigo su trayectoria por los vídeos que ella cuelga , por sus conferencias de prensa y por las intervenciones en el Parlamento de Andalucía. A través de las redes sociales me conozco la vida privada de la pareja : si la madre de José María González es devota del Narareno, cuando salía en la comparsa de Bienvenido, Teresa en la cocina para hablar ¡sobre la mujer!, Teresa y José María de carteros, las vacaciones de la pareja, su casa en el catálogo de Ikea electoral de Podemos, el anuncio del café en el salón de la casa del Barrio de La Viña, que el alcalde levanta las orejas (¡las orejas!) para escuchar al camión de la basura, cuando se fue a comprar su primer traje, cuando casó a su amigo en el Hotel Atlántico. Es una de las parejas políticas más famosas de España. Cuentan quienes han estado con ambos a la vez que la que suele llevar la voz cantante en asuntos de política local es la lideresa de Podemos Andalucía. No digo yo que sea bueno ni malo, pero todo el mundo coincide en ese extraño fenómeno por el cual el alcalde electo se empequeñece ante la diputada regional. Incluso se podría decir que su candidatura a la alcaldía de Cádiz al frente de aquel engendro de Podemos llamado Por Cádiz Sí Se Puede tiene mucho que ver con el hecho de que fuera pareja de la por entonces eurodiputada. Quizás una exigua minoría de gaditanos conocía al comparsista Kichi y todavía menos al agitador de USTEA (ya saben, lo de la dinamita y todo lo demás).

El caso es que la alcaldesa consorte dijo en Córdoba como respuesta a una pregunta en una conferencia de prensa que en su opinión habría que quitarle el nombre de Pemán al Teatro de Verano de Cádiz una vez fuera terminada su reconstrucción. Como nadie osa llevarle la contraria a la dirigente anticapi, el alcalde salió presto y veloz a decir que ya se vería cuando se volviese a abrir. Nada se dijo, faltaría más, sobre el valor de José María Pemán como escritor. Nada se sabe siquiera si alguna vez veremos abierto del Teatro de Verano ya que la financiación de la obra, que dejó en barbecho el PP, ha quedado a expensas de un millón de euros que debe aportar la universidad. Pero ya nos vemos envueltos en los líos que rodean de manera habitual al alcalde , su familia y su Equipo de Gobierno. Ya saben lo que cantaba el Selu: y yo voy a hacer, y yo voy a hacer…

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios