LÍNEA DE FONDO

Pedro / Ingelmo / Pingelmo@grupojoly.com

Lo que diga la afición

Los distintos deportes, los distintos forofismos y los distintos estados de ánimo según la hora y la consumición

CONVERSACIÓN de desayuno cazada al vuelo dos semanas antes del Madrid-Barça en mi bar de referencia. El conductor de ambulancias, que lleva un chaleco fosforescente, saca el tema: "Se equivocó al decidir sobre el combustible, tendría que haber salido mucho más cargado y no haber tenido que parar tan pronto". El policía municipal unta con sobrasada su tostada y pondera: "No creo que el error estuviera tanto en la estrategia de repostaje, como en la elección de los neumáticos. Su conducción sobre mojado es muy buena y debería haber apostado por ello desde el principio con los informes meteorológicos con los que contaba". Un hombre de aspecto meditabundo entra en el diálogo para explicar que "la situación del safety car tras la parada era impredecible". Zanja el camarero mientras introduce vasos en el lavaplatos: "Decían que iba a ser el campeonato de los pilotos y al final está siendo, sin duda, el campeonato de los ingenieros. La importancia del inyector está siendo decisiva. Ecclestone ha hecho un campeonato a su medida". Abro la boca, los tertulianos me miran. "No, no iba a decir nada, perdón. Quería más azúcar". Los mismos personajes la tarde del sábado en el mismo bar vestidos de paisano, con chándals del Madrid y todo eso. Rulan las cervecitas. Laas falla en un control. Gol. "Imbécil", grita el conductor de ambulancias. "Guti es el que hacía falta, hombre", opina el camarero. "Guti es una nenaza y una maricona", valora el policía local, que se desespera al ver que el árbitro no pita una falta inexistente en el centro del campo. "Si es que nos van a birlar la Liga". El hombre meditabundo sale por un instante de su estado interior para tomarla con Raúl: "Viejo, chaval, que estás acabao". Van cayendo los goles del Barcelona y los cuatro parecen sumarse a un coro: "Mercenarios, que sois unos mercenarios, que estáis en esto sólo por el dinero". Abro la boca, me miran. "No, no iba a decir nada, otra cerveza". El español, ya se sabe, siempre tuvo dos caras.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios