El día de las elecciones

Tranquilos, que habrá procesiones, y la entrada triunfal de las derechas en la Moncloa no será ese día

Siempre digo que las mejores inocentadas son las que no publican el 28 de diciembre. Esta era de las buenas, de las de gran categoría: "Pedro Sánchez amenaza a los independentistas con convocar elecciones generales el 14 de abril". Se añade la circunstancia de que este año el 14 de abril es el Domingo de Ramos. Al rato lo desmintieron, según costumbre. Muchas personas pensaban que este hombre se había vuelto loco, y que muestra síntomas preocupantes. Pero tranquilos, que habrá procesiones de la Borriquita en toda España, y la entrada triunfal de las derechas en la Moncloa no será ese día. Tranquilos, porque estamos en un momento gilihistórico de lanzar globos sondas. Sánchez no sabe qué hacer para colar los presupuestos.

La Semana Santa es una de las pocas cosas en que los españoles se ponen de acuerdo. Las procesiones más famosas son las andaluzas, pero las hay en todas las autonomías. Incluso en Cataluña salen procesiones. En realidad, la celebran incuso los ateos y los que odian a las cofradías, que aprovechan para huir. Cuando a la consejera de Igualdad, Rocío Ruiz, hace cinco años, le dio aquel ataque de delirio anticapillita tremens también lo dijo: que se iba lejos, a donde no había procesiones, que es otra forma de festejar la Semana Santa. Todo el mundo hace algo esos días. Son los peores del año para votar.

¿Así quería fomentar la participación Pedro Sánchez? Ya no sabe qué hacer para poner atacados de los nervios a sus barones. Visto lo que pasó con Susana Díaz, ninguno quiere que las elecciones generales, con Pedro de candidato, coincidan el 26 de mayo con las autonómicas, municipales y europeas. Se trata de que cada palo aguante su vela. Es difícil encontrar otra fecha. Pero tampoco se trata de fastidiar la Semana Santa a los españoles y al turismo de Fitur, a ver si así consigue mejores resultados.

A lo mejor había pensado que ese día le beneficiaría por dos motivos: Uno, que el 14 de abril es el día preferido de los republicanos que todavía se acuerdan de 1931. Dos, que las derechas incluyeron la defensa de la Semana Santa en el pacto de gobierno andaluz y que sus votantes estarán ese día distraídos con el capirote.

Yo me imagino lo que habrá pensado Fran González, que se reunió con cofrades gaditanos para conocer sus peticiones. Podrían empezar por no cargarse el Domingo de Ramos, que bastantes problemas tienen con el orden en la carrera oficial. Por lo menos, si Pedro amenaza, que no diga disparates. La gente no es tonta y se acuerda.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios