Se fue ‘Gloria’. Qué de agua ha dejado este temporal, por favor. Mucha agua y un gran montón de charcos para regocijo del Gobierno. Sí, porque se mete en todos los que puede. En los pocos días que llevamos de Ejecutivo han rebotado no sé cuántas polémicas y, más allá de las pensiones y el salario mínimo, que no es poco, el resto levanta más polvareda que soluciones aporta. Este fin de semana le ha tocado a Venezuela, con la visita de Guaidó a la que se ha apuntado toda la derecha española para abrazarlo, mientras el ministro de Transportes intentaba que la vicepresidenta de Maduro no se bajase del avión en Madrid. Ante la avalancha de peticiones de dimisión del ala diestra, Ábalos suelta una perla: “Yo no he venido aquí a agradar a la derecha, estoy aquí para no decepcionar a los votantes de izquierda”. Craso error, señor ministro, el cargo conlleva serlo para toda la ciudadanía. Pero si ya tuviera como objetivo ilusionar con un proyecto e intentar mejorar su entorno ya sería la panacea. Para no decepcionar mejor no ostente usted ningún cargo porque si ese es su objetivo...

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios