Con la venia

Fernando Santiago

fdosantiago@prensacadiz.org

Se las dan de artistas

Lo verdaderamente importante es que los autores consagrados del Carnaval han entrado en otra dimensión

Después de tanto revuelo el asunto no va a ser si el carnaval es en febrero o en junio, si la pandemia persiste, si hay sexta o séptima ola, si es seguro salir a la calle, si Procopio le ha impuesto a Lola Cazalilla la decisión, si hay locales donde ensayar o no, si Martínez Ares hace "Los sumisos", "Los rebeldes", "Los trostkistas" o vuelve a hacer el programa del lorito en Onda Cádiz o si vuelve a su vida de cantautor. Lo verdaderamente importante es que los autores consagrados han entrado en otra dimensión. Selu no va a salir, no por la ola no sé cuánto sino porque ha montado un show llamado "Selu el Musical" como si estuviera en Boadway o en el West End de Londres, igual que Tino hizo "Clandestino" , Bienvenido "El balsero", Morera y Mení "Me reí león", el grupo adicto a la necrofilia seguirá con el repertorio del Eterno Capitán (¿los beneficios son para todos los hijos o solo para uno?). El asunto es que el Concurso ha sido un trampolín para aquellos con más arte o con una salida comercia quel vean la posibilidad de vivir del espectáculo de manera profesional. Hemos pasado de los ensayos en los lavaeros, los tipos de arpillera, pintarse la cara con corcho quemado y usar la caja de arenques como bombo, a la alta comedia, los representantes y las empresas de espectáculos. Incluso resulta lejano el día en que los comparsistas se escapaban por las ventanas del Momart cuando aparecieron los inspectores de trabajo. Me malicio que seguirán cobrando en negro, como han hecho toda la vida, salvo que el pagano sea un Ayuntamiento del medio rural andaluz. Ahora que los artistas consagrados del carnaval girarán con sus espectáculos por esos teatros del mundo es posible que tengan que poner algo en limpio, que la mayoría tiene menos papeles que el que se está bañando. Como en la obra de teatro, los famosos se van de gira, el Falla se queda solo. Tino, el Selu, el Morera, Bienvenido y quién sabe si el Yuyu en el Teatro Real, en el Liceo, en el Lope de Vega, en el Soho de Antonio Banderas , en la Ópera de Viena ,en la Scala, en el Covent Garden o en el Royal Albert Hall, para qué poner límites. Al Falla que vengan los de Santoña, los de Arroyo de la Miel y esa legión de chirigotas sevillanas que inundaba el concurso desde Los Preparaos a Roberto Leal y el Bizcocho. Será un concurso de sevillanos y aledaños mientras los de Cádiz ganan dinero por el mundo mundial, que la cosa está cortita y en el Falla dejó Villanueva como herencia un reglamento más complicado que la física cuántica. Por la calle los que quieren divertirse y divertir. El carnaval postpandemia no será como aquel donde Paco Alba cantaba pasodobles que todos entendíamos y el Carota acababa en la Prevención.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios