Tribuna libre

Martín José / García Sánchez / Presidente Del Consejo De Hermandades Y De Amigos De Tierra Santa

Los cristianos no podemos permanecer callados

Los cristianos conocemos la pregunta de Jesús al hombre, pero ¿realmente sabemos responderle?

Ciertamente conocemos las respuestas evangélicas de sus discípulos, tan cercanos a Él y tan comprometidos, mas ¿cuál es nuestra respuesta a tan simple y elemental pregunta de Jesús de Nazareth, hoy, aquí y ahora?

No basta pues con reflexionar sobre la trascendencia de esta pregunta de Jesús a sus discípulos, sino que hemos de ir mas allá, y conocer nuestra propia respuesta en estos momentos de dificultades, en el mundo actual que nos ha tocado vivir.

¿Respondemos los cristianos a la pregunta de Cristo, hoy, inmersos en una sociedad, donde se aprovecha cualquier circunstancia para poner en evidencia sus enseñanzas?

¿Respondemos sin escondernos cuando se ataca a los cimientos de su doctrina, con temas que van desde nimiedades como que la pandemia de la gripe A puede extenderse con los cultos -besamanos, besapies, agua bendita, darse la paz, etc-, pasando por aquellos otros como la pretendida retirada de los crucifijos de las aulas, hasta los mas graves como legalizar la muerte de millones de seres inocentes permitiendo abortar libremente hasta a las menores de edad?

Ciertamente no como debíamos, y por eso, los peregrinos de Tierra Santa, que hemos tenido la suerte y el privilegio de conocer los Santos Lugares, hemos de contribuir, con nuestro testimonio, a dar adecuada respuesta a estos temas de actualidad, desde nuestra posición de testigos que hemos gozado de su presencia, a nuestro lado, mientras recorríamos tras sus huellas en Belén, Nazaret, Cafarnaum, Getsemani, el torrente Cedron, el Monte de los Olivos, Ain Karem, Betania, el desierto de Judá, el Mar Muerto, Jericó, Samaria, el río Jordán, Tiberiades, Tabga, la montaña de las Bienaventuranzas, el Tabor o Cesárea marítima.

Nosotros, los peregrinos de Tierra Santa, que en nuestro caminar por estos lugares, como los discípulos de Emaus nos hemos encontrado con Jesús, y nos ha acompañado, enseñándonos las escrituras, no podemos permanecer callados.

Benedicto XVI acaba de anunciar un Sínodo especial de Obispos para Oriente Medio en 2.010, bajo el lema 'La Iglesia Católica en Oriente Medio: comunión y testimonio. La multitud de aquellos que se habían convertido en creyentes tenia un solo corazón y una sola alma'.

No basta, pues, con nuestra contribución a Tierra Santa, o la de todos los fieles el viernes santo en todos los oficios litúrgicos.

A la labor de la Iglesia, con los frutos que depare ese Sínodo tan necesario para los cristianos de Oriente y de todo el mundo, hemos de unir nuestras voces los cristianos en general, y los peregrinos de Tierra Santa en particular, expandiendo nuestro amor fraterno.

Son tiempos difíciles, sí, es cierto, pero no podemos callarnos.

Jesús sigue preguntando cada día a todos y a cada uno de nosotros: "Y vosotros, quien decís que soy Yo?" (Lucas 9;18-20).

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios