La AZOTEA de

Emilio / López / Elopez@ Diariodecadiz.com

Una condena añadida

El reportaje de ayer de Pilar Hernández sobre la cara más dura de la crisis económica, en el que cuatro personas relatan la difícil situación en que se encuentran por culpa del desempleo, es de los que ponen los pelos de punta. Los cuatro casos reflejan como muchos malviven por falta de un puesto de trabajo con que ganarse como mínimo el sustento diario, porque la llamada sociedad del bienestar es para ellos una utopía inalcanzable. Pero lo peor es que además tres viven solos, que es una condena añadida a su falta de empleo, que sin duda ha sido un factor determinante a la hora de romper a dos familias y de separar a una tercera, mientras que el cuarto, dentro de lo que cabe, ha tenido más suerte, porque vive con sus padres. El teólogo José Antonio Pagola afirmaba la pasada semana que los lazos familiares se robustecen en tiempos de crisis, por eso estar en paro y encima solo debe ser todavía más duro.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios