POR un lado corre la distopía de un Cádiz empobrecido con la mayoría de la población al borde de la exclusión social, cuyos niños pasan hambre y se producen desahucios cada día. Es la versión que ofrece el alcalde cada día a los medios de comunicación. Pero de vez en cuando se produce la sorpresa de que el propio alcalde ofrece otros datos de una ciudad disfrutona con las terrazas abarrotadas de gente y los bares que deben cerrar por falta de género. Se pasa sin solución de continuidad de una versión a otra y no sabemos con cuál quedarnos. No sabemos si creer a José María González o al Kichi, si a Mister Hyde o al Doctor Jeckyll, si Cádiz es como un campamento de refugiados donde la calamidad, las enfermedades y la miseria se extienden fruto de las políticas austericidas ,como dice José María González. O es la ciudad que llena la Regata, que acaba con la cerveza, que busca croquetas por todas partes, que acabó con los picos según nos anuncia alborozado el Kichi. El dirigente de Podemos nos decía hace un año que era preciso abrir los colegios en verano para darle de comer a los niños porque en Cádiz se pasaba hambre, lo que terminó con el reparto a 120 niños de unos vales de comida por nueve euros diarios. La misma cantidad es lo que dice ahora el alcalde que se ha gastado cada vez que alguien ha ido a la Regata, el millón y medio de ciudadanos que fueron al muelle o, si se quiere ser más preciso, las 1.599.999 personas que han ido a ver los barcos y que cada una se han gastado esos mismos nueve euros en cacharritos , en comprar gorras de marinero o en tomarse algo con la familia según el cálculo científico de Protección Civil. El año pasado había que pagarle a los niños nueve euros so pena de que muriesen de hambre según González. El Kichi dice que este años cada vez que alguien entraba en el muelle (clinc, clinc, clinc) sonaba la caja del Sardinero, del Chicuco, de La Carbonera, de La Cepa o de las terrazas situadas en el llamado Parque Temático y dejaba nueve euros. Ni diez ni ocho, nueve. Será el efecto que ha tenido sobre la ciudad un año de las políticas municipales del nuevo Equipo de Gobierno o será que según como se levanta el alcalde, si de José María González o del Kichi , nos ofrece una imagen u otra. Quizás ambas cosas, que Cádiz es muy dual, ya lo dijo Bartolomé Llompart hace muchos años.

Hace unos meses Cádiz estaba tiesa y ahora nos hemos gastado 900 mil en la Regata y 13 millones en cuchipandas. Que no nos falte de ná.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios