ESTAMPADOS

pedro Ingelmo ilustración Miguel Guillén

charlie en su jaula Entrega 1 2 3 4 5 6 7 8

Encerrado en una pieza libre de bebop el héroe come lo peor de un pico chungo en la habitación del hotel. Pobre hombre, tan prisionero.

CHARLIE Pájaro Parker, negro, muy negro, como negro africano, se vuelve verde como Hulk cuando aprieta el émbolo de la jeringa en esa vena tan gorda que tiene, una vena como una amarra de barco, con la que te ahorcas tan bien. Dirían algunos que es su última vena. Tengo más, diría Charlie, las tengo guardadas. Tengo muchas venas. La moqueta roja de la habitación del hotel Genius, que fue un prado rojo y ahora es una lámina, tiene toda la cara de un cementerio de colillas como un tributo a una batalla antigua. Los zapatones de Charlie aplastan los filtros sin ton ni son. Pasea por la pradera roja, el gigante sin invierno, bufando, quejándose, maldiciendo. El efecto es semisintético, vaya usted a saber. Consiste en lo siguiente, valora Charlie: "Primero es el punzón, luego es el hueso (que se relaja, creo yo), después viene la falta de dolor -¡la falta de dolor, eso no duele!- después no sé lo que es, sinceramente", balbucea Charlie Pájaro Parker en la habitación del hotel Genius. Al parecer, hay espuma en su boca. Él, Charlie, metódicamente, la va retirando con la yema del pulgar. Luego se cansa porque hay tanta espuma que la retira con la palma de la mano. Luego no la retira. Mira la espuma sobre la fibra roja. Veamos, Charlie, dice Charlie, si colocamos la boquilla en el artefacto y soplamos quizá hagamos lo siguiente... ya, Charlie, estás ciego. Sopla Charlie un intento de I'm in the mood for love porque en realidad no tiene nada que hacer, porque sus zapatones están en un prado rojo, porque está semisintético, porque ha entrado ese gusano en su última vena (tengo más). Oh Charlie, no sabes lo que estás haciendo en el hotel Genius, te estás muriendo, soplando. No se parece a las notas de la canción con toda esa mierda que tienes metida. Charlie lo niega. ¿No lo escuchas? Soplo, estoy soplando I'm in the mood for love. ¿No te recuerda? Vagamente, pero tiene unas reglas que no cumples. Estoy atrapado en el saxo, dice Charlie, en notas que no suenan, pero lo dice Charlie haciéndose la víctima. Estás ciego, Charlie, te vas a morir. Charlie está ciego, se muere. Cae en el prado rojo. Antes expira con un mi sostenido. Lo ves, Charlie Pájaro, como siempre puedes. Justo al lado (y justo al lado es justo al lado), está le hotel Imbécil. Allí danzan hombres libres. Tendría que venir Charlie Pájaro, el puto negro, cómo sopla. Hay un pequeño debate blanco sobre el puto negro. En el hotel Imbécil lo pasamos bien y alguien se pone pesado con que venga Charlie Pájaro a divertirnos. Deja ya eso, digo yo, está muerto. ¿Por qué? ¿Cómo lo sabes? Porque nadie vive mucho en el hotel Genius. Es una jaula. ¿No lo sabías?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios