Juancho Ortiz, candidato a la alcaldía del PP, me cae realmente bien y me llevo estupendamente con él. En su papel de abogado realizó un escrito ante el juez en defensa de su amigo y cliente Ignacio Romaní en el caso de Aguas de Cádiz incluyendo, aparte de otros argumentos, que yo, que he escrito informaciones del caso, soy un escritor de novela negra. No sólo eso: que soy premio nacional de novela negra. La carcajada al leerlo fue grande. No sé qué pinto en el escrito cuando yo no acuso. Acusa, si procede, el fiscal. La cosa es que, según el escrito, no soy creíble porque debo de tener un gen fabulador. Pero la fábula es que yo no he escrito una novela, ni negra ni blanca, en mi vida, ni intención de hacerlo. Sólo soy un periodista que me equivoco, como a veces los abogados, pero que intento aproximarme tanto a la verdad como a veces hicieron Elmore Leonard o James Ellroy. Y ya te digo Juancho que lo de Romaní no da para una novela negra.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios