LÍNEA DE FONDO

Pedro / Ingelmo / Pingelmo@grupojoly.com

El carnicero de Irún

La sentencia que condena por tramposo a Alberto Contador exonera al carnicero Xabier Zabaleta: "El filete, absuelto"

EL filete, absuelto", tituló el Zeitung la noticia de la condena a Alberto Contador. La condena de Contador suponía la absolución de Xabier Zabaleta, el carnicero de Irún que en la primera jornada del juicio declaró: "El solomillo estaba en regla". Zabaleta se jugaba mucho en esto, caramba. ¿Ustedes saben las que tienen que pasar los carniceros en una legislación como la nuestra, que lo legisla todo? El solomillo tiene un número de lote, fecha de matanza, fecha de nacimiento del ganado, número de explotación donde fue engordado el animal, número sanitario de cebado y sacrificado y número de matadero. Si uno quiere esconder un cadáver no lo hace en el matadero municipal. Vale que esta justicia de mentirijillas que es la justicia deportiva se salta todos los preceptos del estado de derecho. Es decir, se supone que es la justicia la que tiene que demostrar quién mató a X, no que el asesino demuestre su inocencia. Uno puede ser encontrado con un cuchillo ensangrentado sobre un cuerpo agonizante (clembuterol en la orina), pero el acusado parte de su inocencia y, en caso de duda, es inocente (véase Camps). Aquí no: el acusado parte de su culpabilidad y, en caso de duda, es culpable (véase Guantánamo). Dicho esto, hay que ser torpe para que te pillen con las manos en la masa y tú digas ah, sí, eso tuvo que ser aquel filete. Porque implicas a Zabaleta, que mira tú la culpa que tiene en todo esto, tenga o no tenga clembuterol el filete. Pero es señalar a un tipo de Irún, que son gente fronteriza, pero de orden. Cuando pillaron a Floyd Landis en no sé qué Tour con testosterona el hombre agachó la cabeza y dijo bueno, qué le vamos a hacer. Había estado poniéndose hasta las trancas de productos prohibidos, pero en el Tour iba limpio. La testosterona le delató a posteriori porque el cuerpo humano es así de caprichoso. Con esas pruebas, de Guantánamo no sales en tu vida. Mi carnicero, el de abajo de casa, ya me lo decía muy clarito el otro día: "Anda que no podía haber dicho el gachó que el solomillo lo había comprado en el Dia, si total, le iban a condenar igual".

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios