LÍNEA DE FONDO

Pedro Manuel / Espinosa / Pespinosa@diariodecadiz.com

Una cantera sin violencia

Cuatro árbitros han sido agredidos en la provincia en lo que va de temporada, una cifra estremecedora

CUATRO árbitros han sido agredidos en lo que va de temporada en la provincia gaditana. La cifra es estremecedora e invita a una reflexión. ¿Qué se le puede pasar por la cabeza al padre de un jugador, de un niño, para liarse a mamporros con el que imparte justicia, el que representa la autoridad en un terreno de juego? El fútbol base es imprescindible para el deporte del balón, pero también representa una tentación para que los violentos desahoguen su ira. No me refiero únicamente al último caso padecido por el colegiado José Manuel Franco Cano, voy más allá. Cuando un cadete es capaz de insultar y agredir a un colegiado debería recibir una sanción ejemplar que pudiera ser a perpetuidad dependiendo de la gravedad de su acción. Un gran porcentaje de la población tiene el mismo carácter de adulto, el mismo, que exhibió en el patio del colegio. Si un niño es violento a los 14 lo será a los 20 y a los 30. Posiblemente, esa violencia sea heredada. No es el mejor ejemplo para un niño ver como su padre arregla cualquier disputa estúpida por las bravas, como en el salvaje Oeste. Más allá de la competición propiamente dicha, la cantera futbolística, el deporte base en general, sirve para formar, para educar, aunque todos los cuidados de los entrenadores serán inútiles si los progenitores de los pequeños chillan como posesos y hasta insultan a los propios compañeros de equipo de sus hijos porque no le pasan la pelota. Algunos parecen más preocupados por formar a un futuro Ronaldinho que a una buena persona. En el fútbol base hay de todo, gente que merece mucho la pena y otros que me avergüenzan. Todo el mundo merece otra oportunidad, pero una parte de la cantera gaditana está dando un ejemplo tristísimo a España entera. Quedan muchos meses de competición para lavar esa imagen. Para ello es indispensable que los padres con tendencia a la gresca se queden en sus casas y que todos aquellos chavales que opositan a chulo del barrio se lo piense dos veces antes de agredir a nadie.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios