DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

La verja del muelle debe caer. Si Teófila ya liberó del encierro una vez a los barrios de Loreto, Puntales, Cerro del Moro y La Paz con el soterramiento de la vía del tren, ahora le toca hacer lo mismo para sacar del ostracismo a los cruceristas, las naves del muelle pesquero, la policía portuaria o los usuarios del gimnasio, el aparcamiento del muelle y el catamarán. Acabemos con las barreras que no nos dejan utilizar el carril bici y con los check point de las plazas Sevilla y de la Hispanidad. El día que abran una puerta de libertad los ciudadanos iremos en tropel para poder pasar al otro lado y la rejería cederá ante la presión. Los gaditanos se llevarán trozos de metal para el recuerdo y las tiendas de souvenirs ofrecerán artesanía con reliquias de lo que un día dividió la ciudad. Hasta David Hasselhoff querrá dar un concierto en el muelle con un traje de luces. Y Cádiz será Berlín con más guasa, Berlín será Cádiz con más empleo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios