El Alambique

juan / clavero

¡Ya está bien!

LOS empleados públicos están obligados a defender el interés general de los ciudadanos, actuar con rigor, y cumplir las leyes; el acceso a la función pública debe regirse por los principios de mérito, capacidad, imparcialidad e igualdad. Pero los hay que no han demostrado ninguna capacidad ni mérito, y que sólo se atienen a su interés personal y al de sus allegados. Las normas legales prescriben en estos casos sanciones que pueden llevar a la expulsión definitiva.

En el Área de Medio Ambiente del Ayuntamiento existe una situación insólita, lleva tres décadas comandada por un autocontratado, que no funcionario, que cobra mucho más que el alcalde, y que viene demostrando una ineptitud pasmosa. ¿Cómo es posible que siga en un puesto de tanta responsabilidad sin tener siquiera la titulación universitaria requerida?

Caraballo se ha aprovechado de una sucesión de concejales que se han dejado manipular con el principio de que "Caraballo es muy eficaz y lo resuelve todo". Alcaldes y concejales han confundido la eficacia con la capacidad de trapicheo. Esta gestión "eficaz" y esta dejación de funciones de los concejales nos han costado muy caras. Muchos de los proyectos que ha impulsado han acabado abandonados, despilfarrando inversiones millonarias. Recordemos el coto de pesca, el aula de naturaleza en vagones de tren en el camping Las Dunas, o más recientemente, los huertos urbanos -rescatados del abandono por Ecologistas en Acción- o el centro de protección animal, construido a instancias de Caraballo en suelos no aptos legalmente. A lo que hay que añadir el valor ecológico y económico de los miles de árboles talados con el apoyo de quien debía protegerlos.

Su inoperancia en la gestión ha quedado patente también en su dejación de funciones como inspector de la EDAR Las Galeras -en dos años ni una inspección-, permitiendo vertidos a la Bahía con la consiguiente pérdida de Banderas azules; o en el camping, que en 30 años no ha realizado ni una inspección, bueno, inspeccionaba con frecuencia el restaurante.

¿Hasta cuándo va a permitir el equipo de gobierno este desafío permanente al funcionamiento democrático del Ayuntamiento y este atentado constante contra los intereses de los ciudadanos?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios