Su propio afán

La bayeta de Batet

Humpty Batet Dumpty, que es la que manda, en vez de cambiar el significado, borra el significante

La Sra. Batet, en su calidad de presidente del Congreso, borra de los libros de actas lo que no le gusta. Ea. Quitó la condición de "terrorista" del padre de Iglesias, recordada por Cayetana Casa Fuerte, aunque quien más ha alardeado de ello ha sido el propio vástago. Ahora ha quitado la mención de "golpistas" que Ortega Smith espetó a los ídem del 1 de octubre.

Parece un movimiento torpísimo de Batet porque queda en evidencia que el respeto a la libertad de expresión que debe reinar en el Parlamento no es lo suyo. ¡Con las cosas que se han dicho en los parlamentos! El veneno conyugal que se bebería gustoso Churchill o el gorro de dormir de Cánovas que la indiscreción de la mujer de un diputado de la oposición descubrió, por circunscribirnos a lo epigramático (y no a lo patibulario de una Pasionaria o de un Pablo Iglesias o del otro). Pero es que encima Batet, en vez de borrar, expande. ¿Acaso estaríamos hablando aquí y ahora de terroristas del FRAP y de golpistas sin el contraproducente tachón? En la era de las redes sociales, son éstas la que levantan acta de lo que ocurre en el Congreso. Tan torpe es el movimiento de Batet, que hay que preguntarse si lo hace a posta.

La respuesta más centrista es que sí. Al PSOE le interesa destacar las exageraciones de la oposición para que olvidemos que ellos pactan con comunistas, con Bildu y con ERC. Puede ser, aunque, de serlo, sería una estrategia equivocada. Al final, como demuestra este artículo entre tantos, lo recordamos al ver cosas tan extremistas como éstas.

Otra respuesta más de navaja de Ockham es que quieren vacilar a la oposición. Ver quién tiene el poder por el mango o por la bayeta. Y ya está.

¿Y ya está? Es famoso diálogo de Alicia (en el País de las Maravillas) con el huevo Humpty Dumpty sobre el significado de las palabras: «"Cuando yo uso una palabra -insistió Humpty Dumpty con un tono de voz más bien desdeñoso- quiere decir lo que yo quiero que diga…, ni más ni menos". "La cuestión -insistió Alicia- es si se puede hacer que las palabras signifiquen tantas cosas diferentes". "La cuestión -zanjó Humpty Dumpty- es saber quién es el que manda…, eso es todo"».

Humpty Batet Dumpty, que es la que manda, en vez de cambiar el significado, borra el significante; pero la filosofía de negar la realidad y la expresión del otro es la misma. Igual que esconden películas, resetean la historia y arrastran las estatuas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios