Otra de las consecuencias de la llegada del verano a Cádiz es que la avenida principal de la ciudad se convierte en territorio comanche. Algunos se piensan que el hecho de abandonar el Madriz de turno les hace poder saltarse a la torera las normas de circulación más elementales de este pueblecito marinero que honran con su presencia. De repente hay cochazos que se paran en medio del tráfico para girar a su antojo, poniendo en riesgo la vida de los motociclistas sobre todo, porque aquí ya no hablamos de un golpe, un parachoques abollado, aquí hablamos de una persona volando por los aires. Lo peor es que ya hay lugareños que se contagian de la barra libre circulatoria, como una furgoneta de la Junta de Andalucía que ayer, a eso de las once y media, giraba hacia Santa Rafaela María desde el carril contrario de la avenida como si tal cosa. A ver si la Policía Local pilla a estos incívicos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios