libre directo

José / Pettenghi / Lachambre

La atragantá

LEO en el Diario: "Bronca entre dos históricos del socialismo y uno le da una atragantá al otro". Más que lo de la media agresión pescuecera, con lo feo que está eso, me sorprende eso de "histórico", ese lugar que hay en todo partido político donde no importa lo inepto que seas mientras mantengas una fidelidad perruna. Así, cualquier merodeador del poder o el más insignificante trepachepas puede ser catalogado de histórico.

Aquí, en esta ciudad medio muerta, también tenemos por histórico el reinado bajo palio de Teófila: antes de Ella los niños no tenían zapatos, ni había qué comer y las calles estaban sin asfaltar. Hasta que llegó la edad dorada de Teopatra. Para muchos es una verdad histórica.

Pero vamos a lo de la atragantá. Lo que representa a Cádiz no es su Carnaval, o el mar, o lo graciosos que somos; tampoco un atardecer en La Caleta. Ni siquiera una freidora humeante con aceite casi radiactivo, no. Lo más típico de esta ciudad es la atragantá gaditana.

Un poné, el recibo del agua. Según la última factura yo he gastado 9,77 euros de agua. Pero debo pagar 46,84 euros a Aguas de Cádiz. La diferencia es una atragantá. ¿Qué cómo se desglosa la atragantá?: "Cuota del servicio, cuota del trasvase, saneamiento, depuración y vertido, recargo transitorio, canon autonómico depuración y trans. transf. elim. r.s u., más I.V.A.". Total, 37 euros de atragantá.

Otra atragantá es la que le han dado a la celebración del 2012. La pobre. Desde aquellas promesas de fastos internacionales que harían palidecer a la Expo y a la Olimpiada, lo cierto es que, atragantá tras atragantá, ha ido perdiendo plumas y se han ido cayendo los proyectos. ¿Las atragantás?: los personalismos de unos con sus legendarias broncas internas y el personalismo de la Otra, con su estilo pendenciero de entender la política. De forma que el 2012 será poco más que un puesto de gofres (doceañistas, eso sí), una cumbre de entrenadores de 2ª B y un congreso de tunas. Y una procesión, que no falte.

Y así, de atragantá en atragantá hasta la victoria final.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios