La Azotea

Pilar Vera

pvera@diariodecadiz.com

La asunción

La actual orgía de titulitis y contratitulitis de la vieja política no hubiera podido producirse, es cierto, si no fuera un reflejo de una pandemia muy extendida entre la sociedad: aquella que partía del axioma de que, para no ser un fracasado, había que tener un título. Axioma que el cambio de siglo se encargó de convertir en momia crujiente . El castillo de naipes de currículos falseados no podría darse, tampoco, sin otro elemento clave y fascinante: la asunción de la propia incompetencia. No tenemos más recorrido que el de los pasillos de la política, ni más meritocracia que la de favores y dedazos. Cualquiera de nuestras trayectorias, comparada con la de tantos, es irrisoria. No podemos actuar como lo máximo, creyéndonos mucho, cuando es palpable que somos aun menos que nadie. Que no nos respaldan ni moral ni academia. Necesitamos un título fresco, rutilante, para ya mismo. Al fin y la cabo, no cuesta tanto, no cuesta nada.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios