Con la venia

Fernando Santiago

fdosantiago@prensacadiz.org

El arte de lo posible

En contra de lo afirmado por Carlos Díaz yo creo que la política es el arte de lo imposible. Hacer lo posible no puede ser un arte, está al alcance de cualquiera. Comprendo que a lo que se quería referir Carlos Díaz, para el que la oratoria nunca fue su fuerte, es que José María González había pasado del activismo radical al pragmatismo al conocer los límites de lo que se puede hacer y comprender que representa a toda la ciudad, le hayan votado o no. Lo posible lo hacen los funcionarios y los empleados de las contratas: se encienden las farolas por la noche, se regula el tráfico, se limpian las calles, se recoge la basura, circulan los autobuses, se conceden licencias de obras y de apertura, lo que son las competencias municipales. A la hora de hacer aquello que parece imposible es donde se ve el temple de los buenos políticos. El mismo Carlos Díaz tiene algún ejemplo en su gestión: nadie pensaba que se podían quitar las casetas de la playa y hacer un paseo marítimo así, pero se hizo con la férrea oposición de algún medio de comunicación y de los propietarios de las casetas (¿alguien recuerda la campaña contra el hormigón blanco?).El rescate del puente Carranza es otra cosa que parecía imposible y se consiguió gracias al impulso de Carlos Díaz. La Gran Regata Colón 92 no podía ni imaginarse, con cientos de miles de personas en la ciudad, pero fue un éxito. O los imposibles de Teófila Martínez: el soterramiento, al que se oponía el Ministerio de Obras Públicas (que hizo un túnel bajo la avenida Marconi en tiempos de Carlos Díaz) y hoy es una maravillosa realidad, el Bicentenario de la Constitución de Cádiz (¿quién podía pensar que se iban a reunir 20 jefes de estado y de gobierno en una ciudad tan pequeña?), o el nuevo puente, que propuso Carlos Díaz a Borrell, que inauguró Rajoy con José María González pero que si no hubiera sido por la tenacidad de Teófila Martínez no se hubiera hecho nunca, cosa que en el fondo a mí me hubiera parecido incluso mejor. Algunos ejemplos de imposibles conseguidos. Ahora le toca el turno al actual alcalde. Si revalida su puesto tendrá que fijarse proyectos ambiciosos, que dejen una huella en la ciudad y mejoren la vida de los vecinos y vecinas, como a él le gusta decir. Desde luego el carril bici, que por ahora es su principal legado, era un proyecto anterior con financiación de la Junta que, gracias a su Equipo de Gobierno, se desbloqueó, aunque no parece que sea un proyecto como para pasar a los libros de historia, asignatura de la que es profesor .

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios