El arte de Cádiz

Hidalgo y Ardón demostraron con sus vidas que existe un arte de Cádiz diferente con el que muchas veces se nos relaciona

Siempre se nos ha relacionado con el jolgorio, con el arte de la sonrisa, pero en Cádiz hay muchos más artes y dos representantes de ellos nos han dejado hace pocos días, Pedro Hidalgo y Antonio Ardón.

Repasando sus biografías coinciden en muchas cosas. Fueron personas hechas a sí mismas. Pedro empezó en un ultramarinos, puso luego una pastelería y a base de inventiva trajo a Cádiz la empanada gallega, con la que ha triunfado durante un montón de años. Antonio se formó en una tienda local de tejidos en la que empezó como dependiente para terminar siendo uno de los diseñadores más valorados en el mundo de los artistas.

Ambos han forjado una carrera larga en la que han ido poco a poco. Sus éxitos profesionales no han sido cosa de un día y se han marchado dejando en funcionamiento sus empresas.

No les voy a negar que conozco mucho mejor las empanadas de Hidalgo que los trajes de Antonio Ardón, pero sí me ha llamado siempre la atención la carrera de este hombre y los espectaculares trajes que lucía Rocío Jurado, la mujer que lo hizo famoso.

Hidalgo y Ardón demostraron con sus vidas que existe un arte de Cádiz diferente con el que muchas veces se nos relaciona. Un arte profesional, hecho a base de trabajo, como eso que hacía Pedro de irse cada mañana a comprobar que el relleno de sus famosas empanadas estaba en estado óptimo.

Los dos eran también personas queridas en su ciudad, a las que se le reconocía su valía, otro mérito en una tierra propensa a tirar del caballo a sus ganadores. Pedro no paraba de regalar saludos en su diario itinerario desde la plaza de la Catedral hasta la Caleta y Antonio Ardón fue rey mago, que es uno de esos grandes regalos que dan las ciudades a su gente más valorada.

En Cádiz también existe el arte de las personas que trabajan día a día, que destacan en otras artes, y esto es muy importante porque enseña otros perfiles en una ciudad poco aficionada a fijarse en estas trayectorias.

Estas dos personas merecen también un gran homenaje de sus ciudadanos, por lo que expandieron Cádiz, por lo reconocido que fue su trabajo, incluso más allá de nuestras fronteras de las Puerta Tierra, y por lo que nos han hecho disfrutar, cada uno en su campo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios