Albireo

David / almorza

apariencias

APARIENCIA, pinta, perfil. Tres palabras diferentes con significados distintos pero que sirven para expresar una idea parecida: encasillar a las personas sin darles la oportunidad de demostrar su valía. Un prejuicio que ha perjudicado en muchas ocasiones a personas a las que se les niega el acceso a un trabajo, a una profesión o incluso a un local, guiándose solo por la pinta que tengan. Es injusto, porque las personas tienen valores que permanecen detrás de lo que se percibe a simple vista.

De este tema hablaba Boris Pérez con su mujer. Un tema que siempre preocupó a Boris. Él nunca se fijaba en la apariencia del investigador que fuera a contratar, sino en lo que se escondía detrás. La pinta de cada persona, y más para el trabajo de investigación que hacía, no la consideraba.

Boris habías sufrido este problema. Le dijeron que no tenía pinta de médico pero estudió medicina. Le dijeron que no daba el perfil de investigador y ganó el Premio Nobel. Si hubiera hecho caso a estos comentarios, no hubiera llegado donde estaba. Pero era afortunado porque tuvo la oportunidad. Muchos jóvenes no tienen esa ocasión porque se les descarta por su apariencia. La mujer de Boris dijo: "lo mismo te ocurrió cuando estuvimos en Estados Unidos". Era cierto. Boris lo recordó. Estaban trabajando en Denver y se aficionó al fútbol americano. Ya mayor para practicarlo decidió ser entrenador. Obtuvo el título y se dedicó en su tiempo libre a entrenar a chavales.

Lo pasaba bien. Disfrutaba de lo que hacía y se sentía útil y querido. Pero no tenía apariencia de entrenador. No daba el perfil. No tuvo la oportunidad de llegar a un equipo juvenil porque no tenía la pinta habitual. Era un médico que investigaba. "Quizás pude haber sido entrenador profesional" dijo Boris. Su mujer le contestó: "seguro", y le dio un beso en la mejilla.

Un beso impregnado de seguridad, de confianza, de apoyo a lo que había dicho, de consuelo y de mucho amor. En apariencia solo era un beso en la mejilla, pero detrás había tantas cosas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios