El Palillero

Los antiguos terrenos de Delphi

Algunos ignorantes dicen que ese dinero se lo podría gastar el Cádiz en fichajes de relumbrón. Pero no es así

En Cádiz siempre hay escepticismo ante los proyectos de inversión, y se piensa lo peor. Por eso, no sale ninguno adelante. Por eso, y porque llegan vendedores de humo, saltimbanquis de los negocios y recogepelotas de subvenciones, a ver qué consiguen. No vamos a repasar la lista de los anteriores pufos. Pero se debe decir que el proyecto del Cádiz CF para los terrenos de Delphi, que entraría en colisión con la reserva de suelo público para el Puerto de la Bahía de Cádiz, obliga a adoptar una decisión coherente entre las tres partes implicadas, cuyos titulares son el presidente del Cádiz CF, Manuel Vizcaíno; la presidenta de la APBC, Teófila Martínez, y la alcaldesa de Puerto Real, Elena Anaya.

Esta última ha pronunciado unas palabras inquietantes. Elena Anaya ha afirmado que estaría dispuesta a romper el acuerdo al que ha llegado con el Cádiz CF (y que ha apoyado públicamente), si Teófila Martínez le presenta otro acuerdo mejor en nombre de la Autoridad Portuaria, a cuyo Consejo de Administración pertenece Anaya. Por cierto que Elena Anaya es del PSOE y Teófila Martínez es del PP, pero la alcaldesa de Puerto Real está dispuesta "a tenderle la alfombra roja", si hay un buen proyecto portuario que no incluya el depósito de gráneles.

Los terrenos de Delphi no están sirviendo para nada. El proyecto del Cádiz, Sportech City, parte de una realidad. Aparte del fondo de inversión que hay detrás, el Cádiz CF como SAD que es, perteneciente a la Liga de Fútbol Profesional, ahora sí tiene dinero para invertir en infraestructuras, gracias al acuerdo de LaLiga Impulso con el fondo CVC. Algunos ignorantes dicen que ese dinero se lo podría gastar el Cádiz en fichajes de relumbrón. Pero no es así. Sólo se puede gastar en fichajes un 15%. El 70% es para infraestructuras y otro 15% para pagar deudas.

El proyecto de Sportech City, tal como se presenta, es bonito y generaría empleo. Incluye "una ciudad deportiva, con un centro de eventos, una universidad del deporte y una ciudad digital". La ciudad deportiva estaría ubicada en un lugar mejor que El Rosal, ambas por cierto en el término de Puerto Real. Y, además, implicaría la compra del estadio ahora denominado Nueva Mirandilla (antes Carranza), para reformarlo y adaptarlo. Esto es lo que quería la mayoría de seguidores del Cádiz, aunque algunos dicen ahora que prefieren que el estadio siga siendo municipal. No se entiende, pero se comprende. El caso es fastidiar.

Con sensatez y garantías, este proyecto podría salir adelante. La duda está en si puede haber sensatez y garantías en Cádiz y en Puerto Real.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios