LÍNEA DE FONDO

Pedro Manuel / Espinosa / Pespinosa@diariodecadiz.com

Yo amaba al Cádiz

Menotti asegura en una entrevista que siempre le encantó el equipo amarillo cuando estuvo en España

YO amaba al Cádiz, siempre me gustó...". Miles de personas experimentaron el mismo sentimiento que el dueño de estas palabras, ningún papanatas futbolístico sino más bien un doctor, el argentino César Luis Menotti, entrenador que llevó a la albiceleste a ganar el Mundial de 1978 y uno de los primeros apostantes por ese 4-3-3 que luego han perfeccionado entrenadores como Guardiola. El Flaco reconoce su amor por el conjunto gaditano en una extensa entrevista publicada en El País y en la que también asegura que el fútbol actual ha destruido instituciones maravillosas. Duele ver a equipos como "el Tenerife en Segunda B o la desesperación cadista". En este tránsito hacia el desastre, el Cádiz no sólo se ha dejado la plata y el prestigio, sino incluso la simpatía. Hubo un tiempo en que media España era de su equipo y un poquito del Cádiz. En los últimos años, sin embargo, se ha cambiado esa tendencia gracias a polémicas absurdas como el caso Kiko Femenía, que nos enemistó con el Córdoba o el Hércules. El amor y el dolor no tienen mesura, por eso el cadista, el cadista de verdad digo, no puede administrar sus sentimientos, por eso volvemos una y otra vez al escenario del crimen a pesar de renegar cada dos semanas. Es una cruz dolorosa últimamente, máxime cuando se echa la vista atrás y se ve lo que fuimos, el cariño que despertó un equipo que nunca levantó un título. ¿Qué hubiera sido el cadismo de haber ganado algo más que un Trofeo? Ahora llega Quique Pina, un hombre que sabe de esto de fútbol y que puede traer un aire fresco necesario, nuevas maneras a una institución viciada en los últimos tiempos, asentada en el desánimo y acostumbrada a perder. Quizá con Pina vuelvan las sonrisas y seamos capaces de despertar nuevamente un sentimiento amoroso en algunos de los personajes más deliciosos que ha dado el balompié en su historia. Porque el Cádiz, si alguna vez se hace un diccionario futbolístico, no puede aparecer vinculado a la antipatía y al fracaso. El Cádiz es mucho más que eso. Mucho más.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios