La azotea

tamara / garcía

alerta: juegos de guerra

UNA herencia ancestral, un botón rojo instalado en el código genético que se activa ante ciertos estímulos. El mecanismo de superviviencia de nuestro cuerpo, el que nos advierte del peligro. Esa pequeña punzada producida por una mano invisible que nos aprieta esa parte del cerebro que agudiza nuestros sentidos. Una herencia ancestral que me hace mirar hacia arriba y torcer el gesto. Los aviones violan el cielo. No caerán bombas, no provocarán el grito de la ciudad, la muchedumbre no saldrá en estampida... Sólo aplausos, caras de asombro y hasta de aprobación. Es un juego, sí, pero un juego de guerra. Un ensayo de la barbarie. No soporto ese ruido. El estruendo ni siquiera me deja calcular el montante que nos supone esta extraña jarana. El run-run ha encendido la luz roja, ha apretado todos los resortes y pienso si en Siria sonará igual el cielo, el suelo. Se activan las alarmas. Quiero correr.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios