Aparcero, un ex socialista chipionero en su día inhabilitado porque es muy difícil haber sido alcalde en los 90 sin que te inhabilitaran, va a gobernar tres meses una población de aluvión veraniego de 200.000 usuarios. Y lo va a hacer con cuatro concejales. Pillan a 50.000 usuarios por concejal. ¿Por qué los demás no quieren repartirse usuarios con Aparcero? Ni idea. Parece un jubilado amable. Y eso que se llaman Unidos Por Chipiona. En Puerto Real la nueva alcaldesa socialista no ha querido saber nada del Rorri, que es de Podemos y deja la alcaldía con una elegancia jipi que puede confundirse con pasotismo. La alcaldesa ha preferido sostenerse en un partido aparentemente inexistente con un nombre muy raro pero que es el PA. Detrás de todo ello hay animadversiones personales y jueguecillos de política que poco tienen que ver con la gestión vecinal. Y ser alcalde trata de eso.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios