Ayer viernes 26 de julio, la Iglesia celebraba el día de San Joaquín y Santa Ana, padres de la Virgen María y, por tanto, en la consideración de los hombres, abuelos de N.S. Jesucristo. Desde el siglo VI la Iglesia Oriental rendía culto a Santa Ana madre de la Virgen a la que se le suponía descendiente del Rey David. Su esposo, San Joaquín, recibió culto en época más reciente. Eran un matrimonio acomodado que deseaba tener hijos y tardaron en tener a Ana, que nacería, como su Hijo en Belen. El culto a ellos no es exclusivo de la Iglesia católica, sino también de la Oriental e incluso de la Anglicana. En España, es la vecina Sevilla la que más devoción profesa a Santa Ana.

Por ello, el día 26 de julio es "el día de los abuelos" y ha sido el padre Ángel de la Fundación Mensajeros de la Paz el más activo para incluir en el calendario esta conmemoración con la inestimable ayuda del Papa Benedicto XVI. La Reina Sofía, cuya dedicación a sus nietos es bien conocida, también ha hecho mucho para su difusión. Hasta Google que le dedica su último doodle. Como en todo, hay abuelos famosos como fue el de Heidi o Herminia de "Cuéntame" e incluso el mafioso y también abuelo, Vito Corleone.

Pero aparte de todos los abuelos y abuelas famosos, todos los que lo somos tenemos buena prensa, porque los abuelos cuidan y se ocupan, si no con más dedicación, si con más paciencia y hasta cariño, que lo hicieron con sus propios hijos. Dicen que las nietas suelen parecerse a sus abuelas más que las madres. Debe quedar algo en el seno de las madres que no se manifiesta y trasmite, más que cuando ellas son también madres. En una sociedad tan victimista como es la actual (tan quejica diría yo) existen movimientos para prevenir que no se abuse de los abuelos a los que sus hijos confían tantas tareas, que no pueden ellos realizar su propio proyecto vital. Otros señalan esa complicidad que se busca con los nietos, cuando los abuelos les consienten lo que no permitían a sus hijos, amparándose en la fórmula de "no se lo digas a tu padre". Recuerdo que el fallecido Antonio Pérez Sauci cuando yo le comentaba que, pese a las dificultades económicas en Cádiz, cada día eran más numerosos los cortejos procesionales de la Semana Santa, me decía que era porque los abuelos pagaban a sus niet@s la cuota de salida. Si los nietos son una satisfacción, me pregunto cómo será la de los bisnietos, que espero llegar a tener.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios