Ser o no ser

José Guerrero 'yuyu' /

¿Vuelven los bordes del área?

BUENO, pues se ganó en Lugo y se espantaron (esperemos que definitivamente) los fantasmas que aparecen cuando se está en zona de descenso. No se hizo un buen partido, vale, pero de ahí a criticar al equipo incluso cuando se gana va un abismo. En otras ocasiones se ha merecido ganar y no se ha conseguido. El jugar bonito y ganar solo se le puede exigir a los clubes de la élite que, ni aún así lo consiguen. Así que imaginen lo que se les puede pedir a los demás. De la victoria me alegro por los jugadores, pero sobre todo por el entrenador. A Álvaro Cervera el cadismo le debe mucho. Le debe el haber cogido un equipo por el que muchos no dábamos un duro en la fase de ascenso (en vista de cómo se llegó) y nos calló la boca. Y si debe salir del Cádiz es preferible que lo haga tras acabar una temporada y no por una mala racha de resultados al inicio de liga. Y lo cierto es que la victoria era imperiosa. Nunca me ha gustado el tema del "invicto", de "semanas sin perder". Eso estaba bien cuando la victoria eran dos puntos. En la liga actual de puntos no vale. Queda bien como titular eso de equipo "invicto", pero la realidad es otra. Es lo mismo empatar tres semanas seguidas que ganar una y perder las otras dos. Y voy más lejos. Si se llegara a empatar todos los partidos, sin perder ni uno, nos iríamos de cabeza a Segunda B. Serían 42 puntos y al temporada pasada se descendió con 49. En la anterior se bajó con 44 y en la 2013-2014 con 49. Habría que remontarse a la 2011-2012 para salvarse con 42 puntos. Así que lo de no perder está muy bien cuando no se puede ganar (está claro que siempre es mejor sumar) pero no nos amparemos en que no perdemos.

En esta Liga tan igualada el salto de calidad lo marcan las rachas de victorias enlazadas. Si ganas tres o cuatro partidos seguidos te vas arriba de manera distanciada. Y hay que buscar sumar de tres en tres. Ese es el camino para la salvación y, ojalá, para algo más. Pero claro, eso no es exclusividad del Cádiz. Lo igualado de la liga se demuestra en que diez equipos no han sido capaces de sumar dos victorias seguidas. Así que si somos capaces de conseguirlo vamos a estar bastante aliviados. Sigo creyendo que hay equipo para salvarnos sin demasiados problemas. Y los jugadores, incluso sin estar acertados, lo dan todo.

Hoy toca refrendarlo ante el Huesca. Si nos dejan, claro. Volvemos a cruzarnos con Ais Reig, el crack que nos arbitró en Miranda de Ebro. Ojo con beberse una Coca Cola en la grada que te pueden expulsar. Sobre sí conviene o no hacer patente el malestar contra este señor, personalmente creo que sí. Ya está bien de tragarse sapos y malos arbitrajes. Si el club no lo hace, cosa que veo prudente, los aficionados sí que tienen todo el derecho a mostrar su enfado. ¿Y si la vuelve a liar? Pues sinceramente, no creo que le convenga, que estos también juegan si particular liga con ascensos y descensos. Hoy hay que estar por encima del árbitro y volver a ganar. Que con la mar en calma todo es más fácil.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios