En román paladino

RAFAEL / ROMÁN

Vilna, Oxford, Algeciras y La Línea

LOS de arriba se arreglan, los de abajo sufren. Es tan viejo como el mundo. David Cameron (Londres, 1966) y Mariano Rajoy (Santiago de Compostela, 1955) se vieron en Vilna, Lituania, y acordaron una postura común sobre la exclusión de la Unión Europea de cualquier parte de un territorio de un Estado que quisiera acceder a la independencia. Pensaban en Escocia y Cataluña y dejaron claro a la opinión pública que las aventuras soberanistas no son gratis. Francia piensa lo mismo. También hablaron de Gibraltar y dieron por solucionado los últimos incidentes fronterizos. Se dieron efusivamente la mano.

Universidad de Oxford. El Ministro de Asuntos Exteriores, García Margallo (Madrid, 1944) participa "con absoluta normalidad" en las Tertulias Hispano-Británicas con miembros del Gobierno del Reino Unido para charlar informalmente y sin presiones externas sobre las relaciones entre ambos países. Se celebran desde1988, tras la visita de la Reina Isabel II a España. No ha trascendido ninguna pelea en los encuentros y los menús fueron del gusto de todos.

Algeciras. Universidad de Cádiz. El Ministro Principal de Gibraltar, Fabián Picardo (Gibraltar, 1972) no puede hablar en unas jornadas universitarias. La asistencia de la extrema derecha estaba anunciada en las redes sociales (Liga Joven Algeciras, Partido por la Libertad, Respuesta Estudiantil Sevilla…), también la de representantes de pescadores de La Línea y Algeciras. A pesar de ello, la Subdelegación no quiso saber nada y la presencia de policía uniformada era absolutamente inexistente, aunque sí vestidos de calle. La Delegación del Gobierno, propiedad del partido del Gobierno y al servicio de sus ideas. La indefensión de Picardo era total. ¿Desde cuando sólo se protege a los piensan como el Gobierno?

La Línea. Colas interminables para entrar y salir entre La Línea y Gibraltar. Los toques continuos de claxons de protesta de los conductores suben la tensión ambiental. Sin menús exquisitos, ni abrazos de cortesía. Las personas corrientes pagan el desencuentro entre países con largas esperas. La absurda persistencia del conflicto pesquero ha dado excusas al Gobierno para que los controles se hagan insufribles. Y lo son.

De Vilna a La Línea.3.969 kilómetros por carretera. Una distancia enorme. La misma que entre los de arriba y los de abajo en el tema de Gibraltar.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios