La azotea

willy / doña

Vergüenza portuense

NI siquiera el impactante reportaje publicado meses atrás en estas páginas por mis compañeros Pedro y Fito sirvió para que se pusiera en marcha la maquinaria necesaria para adecentar en la medida de lo posible las vergonzosas ruinas del hotel Caballo Blanco, uno más de los emblemas tirados a la basura en El Puerto (fue a parar al mismo vertedero que el Vaporcito). Convertido en una especie de paraíso para chorizos, que mangaron absolutamente todo lo aprovechable y hasta lo que no lo era, el facilísimo acceso a su interior desde diferentes lugares sigue atrayendo a potenciales delincuentes que han llegado a provocar incluso incendios sofocados a tiempo de evitar algo gordo. Para resolver este problemón, además antiestético, hay que olvidarse de Montesquieu: Justicia y Ayuntamiento tienen que trabajar de la mano en lugar de hacerse los suecos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios