Tribuna libre

Francisco Javier Gavira / Portavoz Del PSOE En Vejer

Es por Vejer, no por las medallas

Han sido muchos los días de tensión que hemos vivido en nuestro pueblo y ahora deberíamos reconducir entre todos la situación y preocuparnos por lo verdaderamente importante. Porque después del circo lo que falta es el pan. Defiendo lo mismo que hemos defendido desde el primer día y no hemos cambiado absolutamente en nada: apoyamos el fondo pero no las formas. De hecho, se habrán dado cuenta que en todos los perfiles de twitter y facebook hemos mantenido un logo, que no es otro más que el que recogiera la campaña que ya iniciáramos de ¡¡¡Hospital de la Janda Ya!!!

¿Qué vejeriego o jandeño no iba a estar a favor del hospital? Es ilógico que alguien piense o diga lo contrario y por eso hemos defendido la unidad, unidad que a Ortiz nunca le ha convenido y así se lo he manifestado directamente. No convocó a nadie, no contestó a nuestra propuestas, quería estar solo en la foto y le molestó hasta que lo acompañáramos en la primera convocatoria del lunes a las 5 de la tarde. Y como muestra un botón: busquen en las fotos oficiales del Ayuntamiento una en la que yo aparezca... No la encontrarán pues intencionadamente recortaron las fotos donde aparecíamos los concejales socialistas.

En mi conversación con el alcalde del pasado miércoles, cumplido el segundo día de encierro en el hospital, además de mediar para que hubiera diálogo entre las partes no dudé en reprocharle que no quiera contar con nosotros para defender lo que es de todos, entendiendo que todo lo que ha montado es un acto oportunista y desmesurado cuando sabía que los jandeños teníamos la palabra de Susana Díaz de que en 2015 estará nuestro hospital. El motivo de mi decisión para hablar, dialogar y negociar con quien se supone que es mi adversario político es porque en el fondo hemos estado siempre de acuerdo y porque un alcalde con un pueblo que sube el número de parados en 200 personas en el último mes y que tiene a 3.151 demandantes de empleo inscritos en el SAE de Vejer no debe estar encerrado en su calculadora electoral, sino que ha de estar donde están los problemas de los vejeriegos: en su Ayuntamiento. El miércoles me comprometí con el alcalde para que terminara con este circo y para ello debía conseguir sentar a la Junta y al Ayuntamiento en una mesa. Tras tres horas de reunión salí del hospital y a las 21:37 horas del miércoles llamé a Ortiz para decirle que el delegado del Gobierno andaluz hablaría con él. A las 23:24 horas todos sabíamos que el alcalde saldría del hospital y sólo faltaba que Fernándo López Gil, delegado del Gobierno andaluz, lo comunicara en prensa. Así fue y por la mañana se acabó el encierro.

Acordaremos que este encierro ha servido para muchas cosas pero personalmente tengo varias de ellas muy claras. Por un lado, cuando defiendes lo justo puedes crear heridas dentro y fuera. Crearás desconcierto, seguro, pero el tiempo pone a cada cosa en su lugar, aunque les confieso que a veces hay que sacar fuerzas de donde no las hay para no doblegarse y cual junco resistir los azotes del viento sin quebrarse. Esto se consigue sólo con un equipo de concejales, compañeros y amigos que tienen por bandera a su pueblo antes que otras cuestiones banales que el tiempo las hace olvidar por su poca importancia. Igualmente podemos concluir que no cambia nada, pues el compromiso de la Junta era firme y todo era cuestión de preguntar a la persona indicada, tal y como decía el delegado del Gobierno: "¿Qué más se quiere? 5,9 millones de euros comprometidos en presupuesto y una obra en licitación". A lo que yo mismo contesté que lo que quiere es el espectáculo mediático. Él ya sabía que el hospital estará en 2015.

Y por último, entre otras muchas conclusiones, hay una cosa clara, mientras duró el encierro en el hospital, ni se habló de los planes de empleo, ni se habló de los 3.000 parados, ni se habló de la deuda municipal cercana a los 10 millones, ni se habló de los proyectos enquistados, ni se habló de nada más. El alcalde showman sacó su titular y posiblemente rentabilidad electoral. Por lo demás, todo sigue igual.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios