Va de cofradías

Algunas cofradías se habían comprometido con las bandas de música que no actuaron por fuerza mayor

Como en este año no salieron procesiones en Semana Santa, ni tampoco la del Corpus y ya se ha anunciado que tampoco saldrá la Virgen del Carmén, quiero escribir de cofradías, aunque sea fuera de época. Se trata, no obstante, de un tema de actualidad, porque el Pleno de Hermanos Mayores se ha reunido para tratar del asunto de las bandas de música, con las que algunas cofradías se habían comprometido y que, por una causa de fuerza mayor, como fue la declaración de pandemia, no actuaron porque no hubo desfiles procesionales. Y si no los hubo, no fue por la decisión de las cofradías, sino porque el Gobierno decretó el Estado de Alarma, que las prohibía. Se trató por tanto de una decisión inapelable, adoptada por quien compete y no una renuncia a cumplir el contrato por una de las partes. El dicho latino, traducido a nuestra lengua de de que la lo imposible nadie está obligado, creo que sirve para resolver la cuestión. Esa comisión, de la que nos da cuenta este Diario, para estudiar cuál es la situación contractual, me parece que poco tendrá que hacer, porque ambas partes, cofradías y bandas están desligadas de sus respectivos compromisos por fuerza de causa mayor. Puede ocurrir que alguna banda hubiera recibido un anticipo a cuenta de sus honorarios y tendría que devolverlo o, de común acuerdo, aplicar ese pago al del año venidero. Dice la información del Diario que algunas bandas han exigido o solicitado recibir una parte de sus honorarios, para poder seguir afrontando sus gastos. Esta justificación no es suficiente.

En el blog de Fernando Santiago he visto una foto que titula "fuerzas vivas" La foto, muy conocida porque ya se ha publicado otras veces, es de la cofradía gaditana de La Piedad, con el "paso" parado frente al palco oficial, que entonces se instalaba en la calle Ancha, frente a las oficinas de Telefónica. En la foto no se indica de qué cofradía se trata, pero no me hace falta. Se ve en ella, delante del paso la presidencia y en ella figuran un penitente, que podría ser Ramón Domínguez Valero, Hermano mayor muchos años y el resto de los personajes de la Presidencia son, además de un religioso, autoridades civiles y militares. Todos ellos, uniformados, cuidan su presencia. Figura también, una de aquellos pesados faroles, que consumían acetileno portados por uno de los servidores, con "gato". El capataz, completa la escena, llevando túnica y la cara descubierta. Me ha gustado mucho la foto, porque me ha trasladado a mi niñez. Su publicación en el blog de Fernando no sé a qué obedece, pero le agradezco su publicación.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios