Tralará

Con esta brújula del crimen ya saben cómo sortear los peligros

Si usted tiene a bien leer este artículo hoy martes, día de su publicación, sepa que corre menos riesgos de ser asesinado que si me lee en domingo que es el día en el que se producen más asesinatos en España. El lunes, al parecer, es el día menos peligroso para perder la vida de forma violenta, pero, reconozcan que unas gotitas de emoción no hacen daño a nadie. Por eso escribo los martes, para proteger la vida de mis amados lectores con su poquito de riesgo. Con todo, les aconsejo que me lean de día porque, de noche, no es que los gatos sean pardos, es que se producen muchos más asesinatos. En septiembre no se despisten que es el mes más asesino. Noviembre, pese a ser el mes de los muertos, vayan con tranquilidad que es cuando los asesinos descansan. Allá ustedes, pero yo les aconsejo que no corran riesgos innecesarios. Con esta brújula del crimen ya saben cómo sortear los peligros y orientarse con tino hacia la celebración de la vida.

Si lejos de ser posible víctima está usted tramando asesinar a alguien (tengo visto y comprobado que mis lectores son de lo más diverso) ya sabe cómo debe programar su agenda. Ya no doy más pistas, no me vayan a llamar por ahí cómplice sin comerlo ni beberlo. A los asesinos en serie no les digo nada porque de poco serviría, sabido es que sólo responden a sus impulsos más oscuros.

No piensen que me estoy riendo de la muerte, que también, sino que me ha dado por leer un estudio riguroso sobre los homicidios en España entre 2010 y 2012 realizado por el psicólogo José Luis González, cuyos datos más reveladores fueron publicados el pasado domingo en El País. De ahí la exactitud robada de los datos que ofrezco. "Esto es ciencia, no política" dice ufano y un poco ingenuo el autor del Informe olvidando lo resbaladizos que pueden ser los números en algunas manos.

Y es que a los españolitos de a pie nos tienen locos con las denuncias falsas por violencia de género, los extranjeros que vienen a nuestro país a cometer crímenes y los hombres que mueren a manos de las mujeres en el más cruel e impune de los silencios. Haberlos haylos, pero en proporción mucho más pequeña de la que dan aquellos que quieren jugar con nuestro miedo y sacar rendimiento político de la ignorancia. Para qué nombrarlos, sería hacer propaganda de lo que menos me gusta. Ahora que vamos despacio, algunos cantan "Por el mar corren las liebres, por el monte las sardinas". Tralará. No se lo traguen.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios