EL ALAMBIQUE

Luis / Hiniesta

¿Trabajar? Lo mínimo

OCURRIÓ hace dos meses y fue noticia la semana pasada al publicarse en estas páginas bajo el titular 'Renuncian a la subida salarial a cambio de un mes más de jornada reducida'. Los sujetos son 17 empleados por la empresa municipal de vivienda.

Como noticia resultaba poca noticia, ya que es harta conocida, lamentada, y parodiada la escasa actitud de amplios espectros del personal municipal por el trabajo, y en igual medida su aptitud. Tampoco es noticia la falta de excelencia de los servicios municipales, basta ver el vil horario de atención solo de mañana, o pasado, cuando por derecho otros servicios públicos atienden también de tarde. Menos sorprende que cada empresa municipal tenga un convenio al antojo del gobierno que la creó, con criterios que parecen privados, cuando luego todos/as quieren ser públicos e intocables.

Doy las gracias al redactor de la noticia por ver que el asunto era noticia. Lo es saber que algunos empleados/as públicos se libran de la aplicación de la reducción de sueldos por la aguda crisis socioeconómica. Destaca que el actual gobierno local aplique el marco laboral de las administraciones del Estado a la única empresa creada durante su mandato. Sobresale que ese mismo gobierno permita a su ciudadanía conocer estos hechos. Se supera encontrar a trabajadores/as públicos que encuentran en producir menos y en trabajar menos, una compensación salarial.

Nunca hice mía la defensa y aplicación de las 35 horas semanales para empleados por las administraciones públicas y su órbita de empresas. Me resulta imposible valorar su justicia cuando se niega la aplicación de métodos de valoración y evaluación de productividad, de eficiencia. Los empleados/as públicos no pueden existir fuera de la constelación del resto de estrellas laborales, las que son mayoría, las empresas privadas y sus empleados.

Echo en falta amplias muestras de responsabilidad social en el conjunto del personal municipal con respecto el contenido de la ciudad y su continente, con bonanza económica y sin ella más, y que sumen moral.

Se sabe que nada es eterno.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios